Martes, 6 de febrero 2018
El pasado fin de semana tuvo lugar en Madrid el 30° Encuentro África bajo el lema “Migrante, Persona”. A continuación compartimos los testimonios de Helena Maleno y P. Mussie Zerai, los dos Premios Mundo Negro a la Fraternidad 2017. “El silencio, el no actuar ante leyes aberrantes permiten que los maltratos y secuestros a personas ocurran. Los gobiernos en vez de proteger a las personas han preferido proteger las fronteras. Para que esto pase tenemos que ser voz de los que no tienen voz”, dijo el padre eritreo Mussie Zerai. La periodista Helena Maleno, por su parte, dijo que “las Comunidades Migrantes están entre dos violencias: hay una violencia que es la violencia de las mafias pero hay otra violencia que es la violencia de las Instituciones”.

Helena Maleno e Mussie Zerai
denuncian que los derechos humanosdesaparecen en las fronteras

 

En la pantalla,
la periodista e investigadora Helena Maleno
y en la mesa el sacerdote eritreo Mussie Zerai.

«¿Qué tipo de sociedad, de país, de democracia estamos construyendo si rechazamos ver al migrante como una persona con todos sus derechos?», esta es la pregunta retórica que se ha hecho el sacerdote eritreo Mussie Zerai durante la presentación del 30 Encuentro África, que ha tenido lugar esta mañana en la sede de la revista MUNDO NEGRO. El sacerdote, que junto a la periodista y activista española Helena Maleno, ha sido galardonado con el Premio MUNDO NEGRO a la Fraternidad 2017, ha recordado que en los últimos 20 años más de 30.000 personas han muerto en el Mediterráneo, frente a la hostilidad, la apatía o la indiferencia de la comunidad internacional. Zerai, fundador de Agencia Habeshia, ha relatado cómo en ocasiones los barcos de las operaciones policiales o militares desplegados por el Mediterráneo se limitan a fotografiar o grabar a embarcaciones a la deriva sin ofrecer ningún tipo de ayuda a los náufragos, contraviniendo el derecho internacional marítimo que obliga a atender a aquellos barcos que pueden estar en riesgo de hundimiento.

«Esto ocurre –ha señalado Zerai– porque no se los considera como personas. Tan solo los consideramos como migrantes». Ante esta realidad, el fundador de Agencia Habeshia ha señalado que han propuesto a la Unión Europea el desarrollo de un plan que incluye actuar en el origen del problema, crear condiciones dignas para los migrantes en los países en tránsito y, por último, abrir vías legales para que estas personas no caigan en manos de las redes de tráfico de personas. En este sentido, ha advertido que «no debe sorprendernos que ahora se hable de tráfico de personas en Libia».

Helena Maleno, miembro de la red Caminando Fronteras, ha participado en el encuentro con los medios de comunicación a través de Skype, y ha señalado que «el derecho a la vida en el tránsito migratorio se ve cada vez más afectado», entre otros factores porque la vigilancia fronteriza se ha convertido en un gran negocio. En opinión de Maleno «cada vez es más difícil hacer lo que hacemos. Cada vez hay más intereses económicos en las fronteras. La persecución que sufrimos está en un segundo plano». Además, la periodista almeriense ha reconocido que «los tribunales internacionales están diciendo a los tribunales españoles y europeos que deben respetar los derechos fundamentales» de las personas migrantes.