Asamblea Eclesial de América Latina y Caribe: “Todos somos discípulos misioneros en salida”

Immagine

Jueves, 13 de mayo 2021
La Asamblea Eclesial para América Latina y el Caribe está avanzando con la elaboración y distribución de los documentos preparatorios y la constitución de órganos de coordinación en cada país de la región. El proceso sinodal, anunciado el pasado 24 de enero, culminará en Ciudad de México a finales de noviembre, con el tema “Todos somos discípulos misioneros en salida”.  [
Ver anexos. Foto DR/CELAM].

Todos laicos, hombres y mujeres, religiosas, religiosos, diáconos, sacerdotes, obispos y cardenales, hemos sido llamados desde la V Conferencia General de Aparecida a ser Discípulos Misioneros alentados por el Papa Francisco a ser una Iglesia en salida para encontrar la vida plena en nuestro Señor Jesucristo.

Como discípulos misioneros, reunidos sinodalmente en la 1ª Asamblea Eclesial de América Latina y El Caribe, haremos memoria de lo acontecido en la V Conferencia General en Aparecida, y mirando contemplativamente nuestra realidad con sus desafíos, reavivaremos nuestro compromiso pastoral para que, en Jesucristo, nuestros pueblos tengan una vida plena en y por los nuevos caminos hacia el 2031+2033.

¿Por qué esta Asamblea Eclesial es inédita?

El Padre David Jasso, Secretario adjunto del Consejo Episcopal Latinoamericano (Celam), explica por qué la Asamblea Eclesial de América Latina y el Caribe es un proceso inédito. Este evento se realizará en el mes de noviembre en México de manera presencial con varias sedes virtuales en el continente. “Desde la perspectiva teológica, histórica, canónica hemos tenido reuniones para buscar los fundamentos de una Asamblea como esta, no hay en el derecho canónico este concepto de asamblea eclesial, la comisión teológica internacional habla de la sinodalidad presente en las asambleas, pero más en la línea diocesana y no continental”, ha explicado el Padre Jasso.

Aprender de América Latina y el Caribe
Además ha mencionado que en este discernimiento han contado con la asesoría de reconocidos teólogos a través de un Petit Comité conformado por Gianni La Bella desde la historia, el Padre Carlos María Galli desde la teología y el Padre Pablo González desde lo canónico. Incluso “se está preparando un documento para entender en toda su magnitud el carácter inédito de la Asamblea Eclesial”, porque “históricamente somos conscientes de que América Latina ha ido a la vanguardia en muchas cosas para la Iglesia”, acotó. Además “como lo dice el mismo Papa Francisco todavía el mundo puede aprender mucho de América Latina y el Caribe, esto es un ejemplo”.
[Asamblea Eclesial de América Latina y Caribe]

INFORMACIÓN SOBRE LA ASAMBLEA ECLESIAL
DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

LEMA:
TODOS SOMOS DISCÍPULOS MISIONEROS EN SALIDA

En América Latina y el Caribe, la Iglesia está viviendo un tiempo de gracia, un kairós: se está preparando para la celebración de una inédita (primera) Asamblea Eclesial.

  • Tiene como fuente la Eclesiología de Pueblo de Dios del Concilio Vaticano II.
  • No sustituye a las Asambleas del CELAM ni a las de la CLAR.
  • Intenta dar un aporte complementario, a través de una experiencia de sinodalidad que integre a laicos/as, consagrados/as, sacerdotes, obispos, grupos y movimientos con diversos carismas y ministerios en la Iglesia.
  • No desea ser solamente un evento puntual sino un proceso continuo, aprendiendo juntos a vivir en comunión y en permanente salida misionera.
  • El Espíritu Santo es quien conduce este itinerario. Bajo el manto de Santa María de Guadalupe.
  • En el Mensaje de Presentación (24 de enero de 2021), el Papa Francisco insistió en dos CRITERIOS:
    • perseverar “Junto al Pueblo de Dios” (no una reunión de elite);
    • y en “Oración”, con coraje, sabiendo que en medio de nosotros está el Señor.

En dos FASES:

  • La primera es un proceso amplio de Escucha (hasta mediados de julio del 2021),
  • y la segunda, un momento presencial que tendrá lugar entre el 21 y el 28 de noviembre de 2021, en el santuario de Nuestra Señora de Guadalupe en México, y simultáneamente en varios otros lugares de toda la región.

Busca responder a la siguiente PREGUNTA:

  • ¿Cuáles son los nuevos desafíos para la Iglesia en América Latina y el Caribe, a la luz de la V Conferencia General de Aparecida, los signos de los tiempos y el Magisterio del Papa Francisco, tanto para la Primera Asamblea como en el camino hacia los jubileos Guadalupano de 2031 y el de la Resurrección de 2033?

Tiene los siguientes OBJETIVOS:

  • Reavivar la Iglesia, presentando una propuesta reformadora y regeneradora.
  • En clave sinodal, con una metodología representativa, inclusiva y participativa.
  • Una relectura agradecida de Aparecida para gestionar el futuro. Relanzar los grandes temas aún vigentes.

Marcando tres HITOS:

  • de Medellín a Aparecida,
  • de Aparecida a Querida Amazonía,
  • y de Querida Amazonía al Jubileo Guadalupano y de la Redención en 2031+2033.

Manteniendo como FOCOS DE INSPIRACIÓN (Papa Francisco: “Querida Amazonía”):

  • Sueño Social” – un continente que luche por los derechos de los más pobres, de los pueblos originarios, de los últimos, donde su voz sea escuchada y su dignidad sea promovida.
  • Sueño Cultural” – un continente que preserve su riqueza cultural que lo destaca, donde brille en modos tan diversos la riqueza de sus grupos humanos.
  • Sueño Ecológico” – un continente que custodie celosamente la abrumadora hermosura natural que lo engalana, la vida desbordante que llena sus ríos y sus selvas.
  • Sueño Eclesial” – una Iglesia con rostro propio donde sus comunidades cristianas sean capaces de testimoniar su compromiso de fe en América Latina y el Caribe hasta los últimos rincones del mundo.

Para lograr estos objetivos ASPIRAMOS:

• A tener una plena y amplia participación de todo el pueblo de Dios que peregrina en América Latina y el Caribe, para que esta Asamblea sea una verdadera celebración de nuestra identidad eclesial al servicio de la vida.

• A ser una expresión genuina de una presencia que acoja las esperanzas y anhelos de todas las mujeres y hombres que conformamos la Iglesia, pueblo de Dios, especialmente en este tiempo de pandemia por la COVID-19 y de tantas otras pandemias que se han revelado. Tiempo en el que la coherencia con el Evangelio de Jesús será el gesto vivo que dará relevancia a nuestro ser y estará en medio de los gritos de los empobrecidos y de la hermana madre tierra.

PROCESO de Preparación 2020 2021:

  • Definición de Contenidos
  • Redacción del Documento para el Camino
  • Diseño del proceso de Escucha
  • Redacción de Documentos Guías
  • Capacitación
  • Proceso de Escucha al Pueblo de Dios y foros temáticos
  • Análisis Big Date
  • Sistematización de la información
  • Redacción del Documento para Discernir
  • Asamblea Eclesial

PAUTAS de Acompañamiento:

  • Mirada Contemplativa
  • Itinerario Espiritual
  • Discernimiento Comunitario
  • Experiencia Sinodal
  • Nuevos Caminos

PARTICIPACIÓN personal y comunitaria:

  • Es imprescindible que todas las mujeres y hombres quienes conformamos la Iglesia de Cristo en América Latina y el Caribe, y que queremos aportar nuestra palabra y testimonio, solicitemos nuestra participación en el amplio proceso de escucha.
  • Para ello, es necesario que consultemos con nuestros obispos y los respectivos organismos diocesanos, las parroquias, Cáritas, otros organismos eclesiales, congregaciones religiosas, movimientos laicales y otras instituciones eclesiales y sociales, para así asegurar que nuestra voz sea acogida.
  • Este proceso de escucha, en perspectiva sinodal, será la base de nuestro discernimiento, y nos iluminará para orientar los pasos futuros que, como Iglesia en la región y como CELAM, debemos dar al acompañar al Jesús encarnado hoy en medio del pueblo, en su sensus fidei, que es su sentido de fe.
  • El proceso de escucha se llevará a cabo entre abril y hasta la mitad de julio de este año 2021, por lo que es necesario solicitar a sus organismos eclesiales de referencia su participación y, sobre todo, visitar la sección de ESCUCHA de la página web de la Asamblea para tener toda la información necesaria.

El proceso de Escucha NO ES:

• No son un curso, un taller o una reunión de planificación y/o evaluación.

• No se trata de actividades enfocadas únicamente como un foro sociopolítico.

• No es un espacio para la discusión teórica o abstracta de la Iglesia.

La importancia de dejar de lado cualquier otro objetivo en las reuniones y/o actividades del proceso de escucha, para centrarse en lo esencial que es la consulta a través de la sinodalidad de la vida y de los deseos profundos que tenemos en la Iglesia.

PARA MEJOR COMPRENDER, PODER SUSCRIBIRSE Y RESPONDER A LOS CUESTIONARIOS, ES MUY IMPORTANTE LEER LOS DOCUMENTOS DE PREPARACIÓN:

  1. Documento para el Camino
  2. Guía Metodológica para la Escucha
  3. Guía Popular
  4. Guía para Animadores – Simplificada
  5. Itinerario Espiritual febrero – marzo
  6. Itinerario Espiritual abril – mayo

(Notas preparadas por el P. Rafael González Ponce MCCJ)

ORACIÓN

Padre de bondad, que conduces a tu Iglesia que peregrina en América Latina y El Caribe, inspirándola para realizar un camino sinodal en salida desde la experiencia de las Conferencias Episcopales.
Te suplicamos nos asistas con la luz de tu Espíritu Santo en este tiempo de preparación de nuestra Asamblea Eclesial, que con memoria agradecida recordará el Documento de Aparecida, vislumbrando en el horizonte el Jubileo Guadalupano y de la Redención.
Que, ante los desafíos presentes y futuros, podamos reavivar nuestro compromiso como discípulos misioneros, para que tengamos vida en Jesucristo encontrando en Él la alegría, la paz y la esperanza que no defrauda.
Que, a través de la escucha, el diálogo y el encuentro e inspirados por la voz profética del Papa Francisco para el cuidado de la casa común, de las culturas y el empeño por la fraternidad universal, seamos valientes para fomentar una economía solidaria y una educación integral, ayudando con amor a cuantos han sido descartados y excluidos.
Que Santa María de Guadalupe y la sangre de tantos hombres y mujeres mártires que fecundaron nuestra fe nos animen en la misión encomendada.
Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.