Sábado, 12 de noviembre 2022
La triple frontera entre Colombia (Leticia), Brasil (Tabatinga) y Perú (Santa Rosa de Yavarí) confluyen en un territorio rico en diversidad y donde la Iglesia con rostro amazónico recoge sus frutos desde una pastoral de conjunto. [En la foto, Comité Ampliado de la REPAM]

Fray Manuel Vargas, misionero capuchino de la triple frontera, asegura que uno de los frutos en esta región es la integración de los misioneros y misioneras con lo que “se rompe fronteras, estructuras, que va más allá de las culturas”. “Cada cierto tiempo nos reunimos para compartir y socializar nuestros proyectos para formarnos e integrarnos y en esa integración tenemos la oportunidad de ayudarnos”, asegura.

PRESENCIA MISIONERA

Por su parte, Verónica Rubí, integrante de la red contra el tráfico de personas (RETP), señala que el Sínodo panamazónico ha fortalecido “nuestras motivaciones más profundas como misioneros, porque hemos confirmado la sinodalidad y nuestro deseo de trabajar juntos, reconociéndonos Iglesia en los territorios”. “Hemos animados a hacer de las fronteras puentes y las distancias comunión para asumir con coraje y determinación nuestra presencia misionera del lado de los pueblos indígenas, excluidos del sistema, que sufren abandono y abuso”, ha dicho

SOBRE LA CAMPAÑA

Frutos del Sínodo Amazónico es una campaña creada desde la Red Eclesial Panamazónica (REPAM), Conferencia Eclesial de la Amazonía (CEAMA), el Consejo Episcopal Latinoamericano y Caribeño (CELAM), la Confederación Latinoamericana y Caribeña de Religiosos /as (CLAR) y Cáritas Latinoamérica y el Caribe. La campaña presenta los avances concretos del Sínodo Amazónico, desde relatos y testimonios concretos de diversas personas de diversas instancias, núcleos temáticos y colectivos amazónicos.

[REPAM]