La caridad es el alma de la Misión

 

Sabiduría  7,7-11
Salmo  89
Hebreos  4,12-13
Marcos  10,17-30

Reflexiones

“En el mundo hay bastante para las necesidades de todos, pero no bastante para la avidez de cada uno” (Gandhi). Palabras de un no cristiano, en sintonía con la severa enseñanza de Jesús sobre el uso de los bienes materiales y el peligro de las riquezas. El evangelista Marcos lleva al catecúmeno y al discípulo al descubrimiento progresivo de la “buena nueva de Jesucristo, Hijo de Dios” (1,1), revelando por etapas su identidad a través de milagros y enseñanzas. En la sección central de su Evangelio, Marcos coloca las exigencias más altas de la moral cristiana, las cuales agrupa en torno a tres temas: las condiciones para seguir a Jesús (negarse a sí mismos, cargar con la cruz: 8,32-38); las exigencias de la vida familiar (indisolubilidad del matrimonio, amor y respeto por los niños: 10,2-16); el uso de los bienes materiales (el peligro de las riquezas, la recompensa para los que dejan los bienes terrenos: 10,17-31).
Los tres temas van acompañados de tres anuncios de la pasión y de la resurrección (8,31; 9,31; 10,32-34); y se encuentran entre dos milagros de Jesús que abre los ojos de dos ciegos: el ciego de Betsaida (8,22-25) y el ciego de Jericó (10,46-52). Altamente significativas son las palabras que Jesús dice a este ciego: “Anda, tu fe te ha salvado”. Y el ciego, sanado, se hace discípulo y sigue a Jesús. En el Evangelio de hoy, Marcos dice que el camino de la moral cristiana  -y por tanto, la salvación-  “es imposible para los hombres, no para Dios. Dios lo puede todo” (v. 27). Él nos abre los ojos sobre el camino a seguir y, con la fe, nos da la fuerza de seguirlo.
Cristo invita a poner en primer lugar a las personas, no los bienes materiales; Él es para los pobres, pero en contra de la pobreza; no propone la pobreza, sino la comunión; los bienes tienen sentido sólo si son signos e instrumentos de encuentros con los demás, en el compartir. Jesús no condena de manera absoluta las riquezas; tampoco elogia la miseria y al hambre, pero enseña cómo usar los bienes: con honestidad, justicia y caridad. Al joven del Evangelio, que “era muy rico” (v. 22) y un fiel cumplidor de los mandamientos (v. 20), el Maestro le dirige una mirada cariñosa (v. 21), invitándole a ir más allá de la observancia de la ley y a dar un salto cualitativo: entrar en la lógica de la caridad y del compartir los bienes con los pobres. De este modo se afianza la propia libertad frente a las cosas, aunque sean hermosas y buenas, sin ser dependientes o cautivos de ellas. Sólo así la vida se vive en la gratuidad: como don que se comparte con otros. En el seguimiento del Señor, se descubre la riqueza y el gozo del Tesoro (v. 21).
La persona sabia (I lectura) descubre que la Sabiduría que viene de Dios vale más que las riquezas, más que la salud y la hermosura (v. 9-10). La palabra de Dios “viva y eficaz” (II lectura), que sondea el sentido de las cosas y la profundidad del corazón  humano (v. 12) lleva a entender que en el cristianismo la virtud principal no es la pobreza ni tampoco el dejarlo todo, sino la caridad, entendida como donación de sí mismos y de las cosas para un servicio de amor a los demás. Por eso la caridad es el alma de la Misión: el amor empuja hacia la misión y la solidaridad. La caridad es signo e instrumento de comunión entre las Iglesias, en el intercambio de dones. (*)
Las palabras de Jesús al joven rico tienen una resonancia especial en el mes misionero de octubre: Anda, dale il dinero a los pobres, ven y sígueme... La misión es ir, supone siempre una salida de sí mismo, es gozar en el descubrimiento de un Tesoro que te llena la vida, es sentir la urgencia de comunicar a otros esta experiencia, es descubrir que los otros son más importantes que nuestras cosas, es compartir bienes espirituales y materiales con los más necesitados... Ésta es la misión que da sentido pleno a la vida y sabor nuevo a la familia humana. Dan testimonio de ello grandes misioneros, que el calendario recuerda en el mes de octubre: Francisco de Asís, Daniel Comboni, Juan XXIII, Teresa de Ávila, los santos mártires canadienses, Laura Montoya, Antonio M. Claret…

Palabra del Papa

(*)  “El empuje misionero ha sido siempre signo de vitalidad de nuestras Iglesias (cf. RMi 2)... Pido por lo tanto a todos los católicos que recen al Espíritu Santo para que aumente en la Iglesia la pasión por la misión de difundir el Reino de Dios, y que sostengan a los misioneros, las misioneras y las comunidades cristianas comprometidas en primera línea en esta misión, a veces en ambientes hostiles de persecución. Al mismo tiempo invito a todos a dar un signo creíble de comunión entre las Iglesias, con una ayuda económica, especialmente en la fase de crisis que está atravesando la humanidad, para colocar a las Iglesias locales en condición de iluminar a las gentes con el Evangelio de la caridad”.

Benedicto XVI
Mensaje para el DOMUND (Domingo Mundial de las Misiones) 2009

Siguiendo lo pasos de los Misioneros

- 4-25/10: Celebración del segundo Sínodo Africano, en Roma.

- 11/10: B. Juan XXIII (Angelo Giuseppe Roncalli, 1881-1963), el “papa bueno”, que convocó (1959) e inauguró el Concilio Vaticano II, el 11 de octubre de 1962.

- 12/10: Memoria de 4966 mártires y confesores (+483) durante la persecución de los Vándalos del rey arriano Unnerico en el África septentrional.

- 12/10: Fiesta de la Virgen “Aparecida”, patrona de Brasil, imagen muy querida por los afrobrasileños.

- 12/10: Recuerdo de Simón Kimbangu (+1951), fundador de la Iglesia independiente kimbanguista en Congo.

- 15/10: S. Teresa de Jesús (Ávila, 1515-1582), reformadora del Carmelo y fundadora de nuevos monasterios; es doctora de la Iglesia por su profunda experiencia del misterio de Dios.

- 16/10: S. Margarita María Alacoque (1647-1690), del monasterio francés de la Visitación en Paray-le-Monial, donde tuvo especiales apariciones del Sagrado Corazón, del cual promovió también la fiesta.

- 16/10: B. Agustín Thevarparampil (1891-1973), sacerdote de India, conocido con el nombre popular de “Kunjachan” (pequeño sacerdote). Bautizó a más de 5.000 “dalits” (los intocables), los últimos en el sistema de las castas en India.

- 16/10: Jornada Mundial de la Alimentación, organizada por la ONU-FAO (1945). El tema escogido para el año 2009 es: “Conseguir la seguridad alimentaria en tiempos de crisis”.

- 17/10: S. Ignacio de Antioquía, obispo y mártir, condenado por Trajano ad bestias en Roma (+107).

 

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

A cargo de: P. Romeo Ballán – Misioneros Combonianos (Verona)
Sitio Web: www.euntes.net “Palabra para la Misión”

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

XXVIII Domingo del Tiempo Ordinario - Año B