Roma, lunes 15 de julio 2013
Con ocasión del encuentro del Observatorio de Conflictos Mineros en América Latina (OCMAL), que se realizará el 9 y 10 de noviembre próximo, en Lima, un grupo de misioneros – entre los cuales los combonianos – religiosos y laicos del Brasil, Perú, Ecuador y Uruguay, con la participación también de la “Misereor (Alemania), se está organizando para crear una amplia red de reflexión y actuación sobre el problema de la minería en todo el continente.

El tema de la industria extractiva –con todos los conflictos sociales y medioambientales que con ella se relacionan– interesa de manera particular a los Misioneros Combonianos. Ellos definieron – en el último Fórum Comboniano en Túnez, en marzo de 2013 – los crímenes a las poblaciones y a la naturaleza ocasionados por las mineras como una de sus prioridades pastorales a nivel del continente americano.

Hay algunos puntos en común que se pueden obtenerse del breve análisis de la situación social y eclesial de algunos de los países del continente (Brasil, Honduras, Perú, Guatemala, Costa Rica, etc.). Análisis hecho hasta el momento por el grupo de religiosos, religiosas y laicos que está preparando la eventual participación en el encuentro del OCMAL, que probablemente se realizará en Lima (Perú). Los puntos comunes para reflexionar y profundizar durante el encuentro de noviembre son los siguientes:

  • Los conflictos y tensiones existentes entre los cristianos comprometidos y la jerarquía de la Iglesia.
  • El cambio de un lugar a otro de sacerdotes, religiosos y laicos que están involucrados en la resistencia desde las bases.
  • Apoyar los cristianos, las comunidades cristianas y los obispos que en el continente se destacan por su compromiso contra la minería.
  • Dar continuidad a la larga historia de resistencia y mejorar la comunicación de red entre todos los involucrados en la pastoral de defensa de las personas afectadas por la minería.
  • Reflexionar sobre la posición de la Iglesia, no sólo con respecto a la minería, sino también más general mirando al cuidado de la Creación.
  • Hacer una reflexión a dos niveles: hacia adentro y hacia afuera de la Iglesia.