Misión es anunciar la prioridad de Dios y la salvación en Jesucristo
P. Romeo Ballan, mccj

 

Misión es anunciar la prioridad de Dios y la salvación en Jesucristo

Isaías  45,1.4-6; Salmo  95; 1Tesalonicenses  1,1-5; Mateo  22,15-21

DOMUND

Reflexiones
Jesús en el Evangelio desarma la trampa que fariseos y herodianos le habían tendido sobre el tema escabroso de los impuestos a pagar al emperador de Roma (v. 17). Jesús distingue y vuelca la manera de entender  la autoridad político-humana y la autoridad suprema de Dios. La “moneda del impuesto” en cuestión (v. 19), en oro u otro metal, era acuñada por el emperador, que era el propietario de la misma; el deudor era tan solo un propietario temporáneo, con la obligación de devolverla al emperador. Un deber que también Jesús reconoce (v. 21). Pero aquella moneda llevaba una inscripción: “al divino César” o “al dios César”, que Jesús rechaza y vuelca proféticamente: “Devuelvan a Dios lo que es de Dios” (21). César puede tener cierto derecho sobre las cosas, pero no sobre las personas. «César no tiene derecho de vida y de muerte sobre las personas, no tiene derecho a violar sus conciencias, no puede adueñarse de su libertad. A César no le pertenece el corazón, la mente, el alma. Incumben solo a Dios. A cada poder humano hay que decirle: no te adueñes del hombre. El hombre pertenece a Otro. Es cosa de Dios… Sin embargo, para Jesús Dios no es el poder por encima de todo poder, es amor. No es el dueño de las vidas, es el servidor de los vivientes. No un César más grande que otros césares, sino un siervo sufriente por amor. Toda otra manera de ser Dios» (E. Ronchi).

La Palabra de Dios en este domingo proyecta una luz nueva sobre las relaciones entre los hombres, entre el hombre y Dios, entre el hombre y las demás criaturas; entre religión y Estado, entre Evangelio y política,  misión y libertad religiosa, fe y libertad de conciencia, Iglesia y gobiernos, laicidad del Estado e imperativos éticos… Son relaciones delicadas y complejas, que afectan de cerca la conciencia individual de las personas y, a la vez, el trabajo de los que anuncian ampliamente el Evangelio. En particular, la libertad religiosa, un valor promovido por el Concilio Vaticano II, lejos de eximir, postula la propuesta misionera del Evangelio de Cristo, con miras a una libre opción personal y con consecuencias en el ambiente familiar y social.

La respuesta de Jesús establece la autonomía de las dos esferas de acción, humana y divina (v. 21), reivindicando, aquí y en otros pasajes del Evangelio, la prioridad de Dios, de quien todos los seres reciben vida, destino, sentido. Una sana autonomía exige claridad de funciones, respeto mutuo, colaboración en la complementariedad y subsidiariedad, evitando las ingerencias de un sistema teocrático, así como las evasiones de un espiritualismo intimista. Todos, sin embargo, están llamados a sostener las iniciativas para la promoción integral de la persona y el desarrollo solidario de la humanidad. Bajo esta luz, también la acción política de Ciro, rey de los persas (I lectura), definido el “ungido” del Señor (v. 1), se interpreta como salvación para el pueblo hebreo, esclavo en Babilonia. Asimismo, la madurez espiritual de los cristianos (II lectura), con los valores de fe activa, caridad operativa y esperanza firme (v. 3), tiene necesariamente consecuencias positivas para la convivencia familiar, política y social.

Prioridad de Dios, salvación en Jesucristo, conocido y amado por todos para que todos encuentren en Él vida, dignidad, salvación plena… Estos son los objetivos de la obra evangelizadora de la Iglesia, la cual en este día celebra el Domingo Mundial de las Misiones (DOMUND). (*) Porque, como afirma el Papa Francisco: “Hoy en día todavía hay mucha gente que no conoce a Jesucristo”; y “la humanidad tiene una gran necesidad de aprovechar la salvación que nos ha traído Cristo”. En efecto, anunciar el Evangelio es el mejor servicio que la Iglesia puede ofrecer al mundo, porque el Evangelio tiene siempre una eficacia positiva sobre la vida de la familia humana. La oración-colecta de hoy lo pone de manifiesto, dirigiéndose al Padre, al cual “obedece toda criatura en el misterioso cruzarse de las libres voluntades de los hombres”; igualmente pedimos, en Cristo y en el Espíritu, que “la humanidad entera te reconozca solo a Ti como único Dios”, supremo bien para una vida humana más digna, libre y feliz.

Palabra del Papa

(*)  “Las Obras Misionales Pontificias son un instrumento precioso para suscitar en cada comunidad cristiana el deseo de salir de sus propias fronteras y sus seguridades, y remar mar adentro para anunciar el Evangelio a todos. A través de una profunda espiritualidad misionera, que hay que vivir a diario, de un compromiso constante de formación y animación misionera, muchachos, jóvenes, adultos, familias, sacerdotes, religiosos y obispos se involucran para que crezca en cada uno un corazón misionero. La Jornada Mundial de las Misiones es una ocasión favorable para que el corazón misionero de las comunidades cristianas participe, a través de la oración, del testimonio de vida y de la comunión de bienes, en la respuesta a las graves y vastas necesidades de la evangelización”.
Papa Francisco
Mensaje para el Día Mundial de las Misiones – DOMUND  2017, n. 9

Siguiendo los pasos de los Misioneros

- 22/10: DOMUND - Domingo Mundial de las Misiones. Tema para el 2017: “La misión en el centro de la fe cristiana”.

- 22/10: S. Juan Pablo II (Karol Wojtyla, 1920-2005), Papa polaco. Emprendió varios viajes apostólicos en los cinco continentes, creó las Jornadas Mundiales de la Juventud, escribió varias encíclicas y otros documentos, promovió el nuevo Código de Derecho Canónico (1983) y el Catecismo de la Iglesia Católica (1992). En este día se recuerda el solemne comienzo de su Pontificado (22 de octubre de 1978).

- 23/10: S. Juan de Capestrano (1386-1456), franciscano italiano, misionero y predicador eficaz en varios países de Europa central y oriental. Trabajó por la libertad y la unidad de los cristianos.

- 24/10: S. Antonio María Claret (1807-1870), español, predicador de misiones populares, fundador, obispo de Santiago de Cuba. Murió exiliado en Francia.

- 24/10: S. Luis Guanella (1842-1915), sacerdote italiano, ardiente en la caridad y confiado en la Providencia, fundador de dos Institutos para pobres y enfermos.

- 24/10: B. Pedro María Ramírez Ramos, mártir (Colombia, 1899-1948), matado en odio a la fe, mientras era párroco de Armero, “pueblo por el cual quiero derramar mi sangre”. Herido por golpes de  machete, murió diciendo: “Padre, perdónales. Todo por Cristo”.

- 24/10: Día de las Naciones Unidas (organización creada en 1945).

- 25/10: B. Carlos Gnocchi (Milán 1902-1956), capellán militar en Grecia y Rusia; después de la Guerra se entregó a la asistencia de niños huérfanos, mutilados de guerra, víctimas de bombardeos y otros instrumentos bélicos.

- 27/10: Recuerdo del encuentro (1986) de los representantes de las Iglesias cristianas, comunidades eclesiales y religiones, convocados por primera vez en Asís por el Papa Juan Pablo II para una Jornada de Oración y Ayuno por la Paz.

- 28/10: Ss. Simón el cananeo (zelota) y Judas Tadeo, apóstoles.

- 28/10: En Lima (Perú) la fiesta del Señor de los Milagros, imagen milagrosa del Crucifijo, dibujada sobre una pared por un esclavo africano (ca. 1651), muy venerada por multitud de fieles.

- 28/10: Tras la muerte de San Daniel Comboni (+1981), suo Instituto misionero se transformó en Congregación religiosa (28/10/1885) y dos años más tarde (1887) 10 FSCJ-Combonianos emitieron sus primeros votos.

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

A cargo de: P. Romeo Ballán – Misioneros Combonianos (Verona)

Sitio Web:   www.euntes.net    “Palabra para la Misión”

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++