XXXIV Domingo T.O. – Jesucristo, Rey del Universo – Año C

Immagine

En el pasaje del Evangelio de Lucas encontramos hoy cuatro palabras dichas a Jesús: por las autoridades (v. 35), por los soldados (v. 36-37) y por los dos malhechores crucificados junto a Jesús (v. 39-42). Estas palabras tienen en común, salvo ligeras diferencias, el reto lanzado a Jesús: ‘demuestra quién eres (el Cristo, el rey…), sálvate a ti mismo, baja de la cruz’. (...)

El anuncio misionero de un Rey que acabó en una cruz

2 Samuel 5,1-3; Salmo 121; Colosenses 1,12-20; Lucas 23,35-43

Reflexiones
Conocemos las “Siete Palabras de Jesús en la cruz”. Pero existen también las “siete palabras dichas a Jesús en la cruz”. Las primeras son tema de abundantes sermones y textos espirituales. Pero también las segundas se prestan para oportunos comentarios y reflexiones. En el pasaje del Evangelio de Lucas encontramos hoy cuatro palabras dichas a Jesús: por las autoridades (v. 35), por los soldados (v. 36-37) y por los dos malhechores crucificados junto a Jesús (v. 39-42). Estas palabras tienen en común, salvo ligeras diferencias, el reto lanzado a Jesús: ‘demuestra quién eres (el Cristo, el rey…), sálvate a ti mismo, baja de la cruz’. Las palabras de las autoridades, de los soldados y de uno de los dos malhechores son injuriosas, despectivas, sin piedad, demuestran una total incomprensión y tergiversación de la identidad de Cristo.

El letrero sobre la cabeza de Jesús habla por sí solo: “Este es el rey de los judíos” (v. 38). Lo dice todo sobre esa condena. Pero ¿cómo descifrar ese letrero?, ¿quién lo entiende en su verdad plena? Para las autoridades religiosas y políticas son palabras de burla; sin embargo, para Dios y para el cristiano son palabras que dicen la verdad, que se ajustan plenamente a la identidad de ese condenado tan singular. Ese letrero es un reto que atraviesa los siglos: o se acepta o se rechaza. ¡Con el éxito consiguiente! “El pueblo estaba mirando” (v. 35): mudo y perplejo, entre curiosidad e impotencia, no entendía nada de lo que estaba ocurriendo, no sabía qué hacer… Poco después, sin embargo, cuando el espectáculo acabó en horrible tragedia, “se volvieron golpeándose el pecho” (v.48).

Es posible captar el significado de esa muerte por las palabras del segundo de los malhechores, el famoso ‘buen ladrón’, el único que reconoce el sentido del letrero y la identidad de Jesús. No le pide una clamorosa liberación, sino estar con Él en la última fase de su vida: “Acuérdate de mí…” (v. 42). Una petición aceptada inmediatamente: “Hoy estarás conmigo en el paraíso” (v. 43). ¡Es la primera sentencia del nuevo Rey! Jesús tiene tan solo palabras de salvación plena: ¡hoy, en el paraíso! El silencio de Jesús, su gesto de perdón, las pocas palabras (con el Padre, la madre, los amigos…) revelan el misterio de un rey espléndido y poderoso, que, sin embargo, acaba en una cruz. La suya es una realeza atípica, nueva: ha dejado boquiabiertos a Herodes, a Pilatos, a Tiberio, a las autoridades, al pueblo… Es una realeza difícil de comprender y más aún de aceptar. ¡Una realeza a menudo incomprendida y tergiversada!  Sin embargo, para el que la acepta, es una realeza auténtica, que da sentido pleno a la vida. “Jesús habla de un reino trastocado, en el cual el último es el primero y el que reina no manda, sino que sirve. La cruz sobre la que muere Jesús es la síntesis de un camino regio fuera de lo común. Es el cumplimiento de una manera de reinar/servir que Jesús ha vivido día a día” (R. Vinco). Y ha inaugurado para nosotros.

La clave del misterio de esa muerte radica en la respuesta a las ‘lógicas’ preguntas de todos: “¿Por qué no bajas de la cruz? ¿Por qué no lo aclaras todo cumpliendo el milagro? Has hecho muchos y extraordinarios milagros, para otros… Si tú bajaras de la cruz, todos te creerían”. Sin embargo, podemos preguntarnos ¿en qué creerían? “En el Dios fuerte y poderoso, en el Dios que vence y humilla a los enemigos, que devuelve golpe tras golpe a las provocaciones de los impíos, que infunde temor y respeto, que no bromea… Pero este no es el Dios de Jesús. Si bajara de la cruz, desvirtuaría su mensaje anterior, traicionaría su misión: avalaría la idea falsa de Dios que los guías espirituales del pueblo tienen en su cabeza. Confirmaría que el Dios verdadero es el que los poderosos de este mundo siempre han adorado, porque es semejante a ellos: fuerte, arrogante, opresor, vengativo, humano. Este Dios fuerte es incompatible con el Dios que Jesús nos revela en la cruz: un Dios que ama a todos, aun a los que se oponen a Él, un Dios que perdona siempre, que salva, que se deja derrotar por amor” (F. Armellini). (*)

El desafío del primer ladrón: “sálvate a ti mismo y a nosotros” (v. 39) es la que podríamos llamar la última tentación. Jesús expresa su realeza permaneciendo sobre la cruz y desde allí entrega su vida, es decir, el Espíritu, como afirma Juan (19,30). El buen ladrón invoca: “Jesús, acuérdate de mí cuando llegues en tu reino” (v. 42). Un reconocimiento importante para Jesús, porque viene de un desechado, el cual, a su vez, se siente acogido y salvado: “Hoy estarás conmigo en el paraíso” (v. 43).

Esta reflexión tiene repercusiones inmediatas en el terreno de la misión: ¿Qué Dios anunciamos? ¿Qué rostro de Dios revela la misión que realizamos? ¿Un Dios que opta por la pobreza y la debilidad o un Dios en busca de reconocimientos y poder? Un Dios así estaría en sintonía con la lógica humana y con los reyes de la tierra. En la manera de hacer misión, a veces hay concesiones, se tiene miedo a anunciar, con las palabras y con los hechos, a un Dios derrotado, que pierde, sufre, perdona… Y, por tanto, no se favorece el crecimiento de una Iglesia pobre, humilde, dispuesta a perder... La abundancia de medios humanos puede, a veces, quitar transparencia al anuncio. Es más evangélica una misión que se realiza con medios débiles, que anuncia a Dios desde la pobreza, humillación, expulsión, persecución, destrucción… Porque ¡es la lógica del Rey que vence y reina desde la cruz! Un rey así estorba nuestros planes, porque nos exige un cambio de vida, capacidad de perdón, acogida para todos, tiempos más largos, perspectivas incómodas… Las condiciones son exigentes, pero, al lado de Él, el éxito de la misión está garantizado.

Palabra del Papa

(*) “No es el poder lo que redime, sino el amor. Este es el distintivo de Dios: Él mismo es amor. ¡Cuántas veces desearíamos que Dios se mostrara más fuerte!... El Dios, que se ha hecho cordero, nos dice que “el mundo se salva por el Crucificado y no por quienes lo crucifican”. El mundo es redimido por la paciencia de Dios y destruido por la impaciencia de los hombres”.
Benedicto XVI
Homilía en el solemne inicio del Pontificado, 24 de abril de 2005

Siguiendo los pasos de los Misioneros

- 24/11: Solemnidad de Jesucristo, Rey del universo.

- 24/11: El Papa Francisco publicó (2013) la Exhortación apostólica “Evangelii Gaudium”, el documento programático de su pontificado, para “el anuncio del Evangelio en el mundo actual”.

- 24/11: Bb. Pedro Kibe Kasui (1587-1639), jesuita japonés, y 187 compañeros mártires, asesinados entre 1603 y 1639; entre ellos, cuatro eran sacerdotes y los demás laicos, incluidos niños y mujeres. Este es el tercer grupo de mártires japoneses (después de los de 1597 y 1622).

- 24/11: Ss. Andrés Dung Lac (+1839), sacerdote, y muchos otros compañeros mártires en Vietnam. Juan Pablo II en 1988 canonizó a 117, vietnamitas y misioneros extranjeros: obispos, sacerdotes y laicos asesinados de distintas maneras en varios lugares y fechas entre 1745 y 1862.

- 25/11: Día Internacional para la eliminación de la violencia contra las mujeres (ONU, 1999).

- 26/11: S. Leonardo de Puerto Mauricio (1676-1751), sacerdote franciscano italiano, itinerante, entregado a las misiones populares. A él se debe el origen del Viacrucis.

- 26/11: B. Santiago Alberione (1884-1971), fundador de la Familia Paulina (con una decena de instituciones), para promover la difusión del Evangelio a través de los medios de comunicación social y para la promoción de las vocaciones.

- 26/11: Memoria del Card. Charles Lavigerie (1825-1892), obispo francés de Argel y cardenal, fundador (1868 en Argelia) de la Sociedad de los Misioneros de África (Padres Blancos) y de las Misioneras de Nuestra Señora de África.

- 26/11: Sr. Adolfo Pérez Esquivel (n. 1931, Argentina), artista y escritor, animador de comunidades y promotor de los derechos humanos con la noviolencia; recibió el Premio Nobel de la Paz (1980) por su oposición a la dictadura militar, durante la cual fue detenido, torturado y encarcelado. 

- 28/11: Apariciones de la Virgen Dolorosa a algunas estudiantes en un colegio de Kibeho (Gikongoro, Ruanda, 1981), con un mensaje de consuelo, oración y conversión. Se trata de unas de las primeras apariciones marianas ocurridas en África y reconocidas como auténticas por la Iglesia.

- 29/11 (o en días cercanos): Ss. Cutberto Mayne (+1577), Edmundo Campion (+1581) y compañeros; Bb. Ricardo Langley (+1586), Eduardo Burden (+1588), Jorge Errington (+1596) y compañeros; y muchos otros sacerdotes y laicos martirizados en Inglaterra bajo la reina Isabel I.

- 29/11: Bb. Dionisio Berthelot y Redento Rodríguez, religiosos carmelitas, esclavizados y luego martirizados (+1638) por musulmanes en Aceh (Sumatra, Indonesia).

- 30/11: S. Andrés, apóstol, es el primer discípulo de Jesús que encontramos en los Evangelios junto con Juan (Jn 1,37-42); era natural de Betsaida como su hermano Simón Pedro; predicó el Evangelio en Grecia, donde murió crucificado. La Iglesia de Constantinopla lo venera como su patrono insigne.

- 30/11: En 1919 el Papa Benedicto XV publicó la Carta apostólica Maximum Illud para relanzar la misión de la Iglesia de anunciar el Evangelio ad gentes, libre de injerencias de los poderes políticos y coloniales, lejos de intereses nacionalistas, comprometida en preparar a un clero indígena, inspirándose únicamente en el amor de Cristo.

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

A cargo de: P. Romeo Ballan – Misioneros Combonianos

Sitio Web:   www.euntes.net   “Palabra para la Misión”

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

Lucas 23,35-43

ACUERDATE DE MÍ

Según el relato de Lucas, Jesús ha agonizado en medio de las burlas y desprecios de quienes lo rodean. Nadie parece haber entendido su vida. Nadie parece haber captado su entrega a los que sufren ni su perdón a los culpables. Nadie ha visto en su rostro la mirada compasiva de Dios. Nadie parece ahora intuir en aquella muerte misterio alguno.
Las autoridades religiosas se burlan de él con gestos despectivos: ha pretendido salvar a otros; que se salve ahora a sí mismo. Si es el Mesías de Dios, el “Elegido” por él, ya vendrá Dios en su defensa.
También los soldados se suman a las burlas. Ellos no creen en ningún Enviado de Dios. Se ríen del letrero que Pilatos ha mandado colocar en la cruz: “Este es el rey de los judíos”. Es absurdo que alguien pueda reinar sin poder. Que demuestre su fuerza salvándose a sí mismo.
Jesús permanece callado, pero no desciende de la cruz. ¿Qué haríamos nosotros si el Enviado de Dios buscara su propia salvación escapando de esa cruz que lo une para siempre a todos los crucificados de la historia? ¿Cómo podríamos creer en un Dios que nos abandonara para siempre a nuestra suerte?
De pronto, en medio de tantas burlas y desprecios, una sorprendente invocación: “Jesús, acuérdate de mí cuando llegues a tu reino”. No es un discípulo ni un seguidor de Jesús. Es un de los dos delincuentes crucificados junto a él. Lucas lo propone como un ejemplo admirable de fe en el Crucificado.
Este hombre, a punto de morir ajusticiado, sabe que Jesús es un hombre inocente, que no ha hecho más que bien a todos. Intuye en su vida un misterio que a él se le escapa, pero está convencido de que Jesús no va a ser derrotado por la muerte. De su corazón nace una súplica. Solo pide a Jesús que no lo olvide: algo podrá hacer por él.
Jesús le responde de inmediato: “Hoy estarás conmigo en el paraíso”. Ahora están los dos unidos en la angustia y la impotencia, pero Jesús lo acoge como compañero inseparable. Morirán crucificados, pero entrarán juntos en el misterio de Dios.
En medio de la sociedad descreída de nuestros días, no pocos viven desconcertados. No saben si creen o no creen. Casi sin saberlo, llevan en su corazón una fe pequeña y frágil. A veces, sin saber por qué ni cómo, agobiados por el peso de la vida, invocan a Jesús a su manera. “Jesús, acuérdate de mí” y Jesús los escucha: “Tú estarás siempre conmigo”. Dios tiene sus caminos para encontrarse con cada persona y no siempre pasan por donde le indican los teólogos. Lo decisivo es tener un corazón que escucha la propia conciencia.

José Antonio Pagola
http://www.musicaliturgica.com

PARADOJAS

“Jesús, dándose cuenta de que pensaban venir para llevárselo y proclamarlo rey, se retiró de nuevo al monte, él solo” (Jn 6,15). Qué poco hemos aprendido de ese gesto de huída y de qué poco le sirvió a él realizarlo: cargados de buena voluntad e incapaces de encajar el rechazo del Maestro hacia todo lo que tiene que ver con honores y pompas tal como nosotros las imaginamos, celebramos la solemnidad de Jesucristo REY DEL UNIVERSO evitando, milagrosamente, añadirle el título de EMPERADOR como quizá algunos hubieran deseado.

Afortunadamente el Evangelio está ahí, como una barrera inexpugnable que obliga a detenerse a todo aquello que suena a triunfo mundano, ostentación, oropeles o coronas, y por eso la liturgia de hoy se convierte en una gran paradoja. Según el diccionario, “idea extraña y opuesta a la opinión común; dicho o hecho que parece contrario a la lógica; figura de pensamiento que emplea expresiones aparentemente contradictorias”. Y nada tan contradictorio como contemplar al Rey en una cruz, coronado de espinas y cargando con un título de burla que aludía al ridículo de su falsa realeza.

Pero la incongruencia absoluta nos espera al final de la escena: aquel hombre impotente que agonizaba promete el paraíso a otro ajusticiado colgado a su derecha que se había dirigido así a él: “Jesús, acuérdate de mí cuando llegues a tu reino”.

Es el único personaje de todo el Evangelio que se dirige a Jesús llamándole sencillamente por su nombre, sin añadir ningún otro título como SeñorMaestroHijo de David o Mesías. Sin saberlo, estaba acertando con lo que el hombre crucificado al que invocaba había venido a hacer: aproximarse, acortar distancias, vivir entre nosotros como uno de tantos, entregarnos su nombre y su amistad, compartir nuestro desvalimiento, estar tan cerca como para escuchar el susurro de aquel hombre sin aliento que moría a su lado .

Y en eso consistió, paradójicamente, su gloria, su realeza y su triunfo.

Dolores Aleixandre RSCJ
https://www.feadulta.com