Lunes, 9 de marzo de 2020
El Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral y la Sección de Migrantes y Refugiados promovieron un encuentro, el jueves 30 y el viernes 31 de enero, en la diócesis de Cúcuta (Colombia), en la frontera con Venezuela, titulado "Caridad en la frontera", con la intención pastoral de manifestar la preocupación del Santo Padre por las situaciones fronterizas...

COLOMBIA
Visita a los proyectos de la Diócesis de Cúcuta para la población venezolana

El jueves 30 y el viernes 31 de enero, el Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral y la Sección de Migrantes y Refugiados promovieron un encuentro en la diócesis de Cúcuta (Colombia), en la frontera con Venezuela, titulado "Caridad en la frontera", con la intención pastoral de manifestar la preocupación del Santo Padre por las situaciones fronterizas, y de compartir y poner en sinergia las actividades caritativas de la Iglesia en favor de las personas más vulnerables en ese contexto.

Inmediatamente después de la reunión, el sábado, la delegación de la Santa Sede, encabezada por los Subsecretarios del Dicasterio y de la Sección, respectivamente Monseñor Segundo Tejado Muñoz y el P. Fabio Baggio, visitó los proyectos de la Diócesis de Cúcuta -financiados con la Caridad del Papa gracias al Dicasterio para el servicio del desarrollo humano integral - a favor de los venezolanos que, en situación de pobreza, van a pie a la cercana Colombia para recibir asistencia. 

El proyecto más significativo es la "Casa de paso Divina Providencia", que ofrece alimentos y asistencia médica, jurídica y espiritual a más de 5.000 personas al día que cruzan la frontera entre Venezuela y Colombia en busca de comida y esperanza para el futuro.

La estructura está totalmente animada y administrada por la diócesis de Cúcuta, encabezada por su obispo, S. Exc. Mons. Víctor M. Ochoa Cadavid, y miles de voluntarios, incluyendo sacerdotes, religiosas y religiosos y laicos. El cuidado integral del pueblo que sufre es el objetivo de este enorme proyecto a favor de los hermanos venezolanos, y el Dicasterio ha traído su apoyo en nombre del Santo Padre.

Otros 12 proyectos se pueden encontrar en parroquias, casas religiosas, escuelas de la diócesis. Entre ellos, el Dicasterio ha visitado el Centro de Caridad de Ayuda a la Infancia "La Niña María" que, desde 2015, acoge a niños de entre 2 y 10 años de edad para darles una comida caliente diaria, ropa limpia, educación básica, permitiendo así a los padres vivir el día en busca de empleo o alojamiento sin la preocupación de no poder alimentar a sus hijos. 

La atención a la persona humana, en su totalidad, se manifiesta también en el centro donde se enseñan a las mujeres solteras profesiones, como la de modista, para ayudarlas a salir de situaciones peligrosas y tratar de devolverles la dignidad que creen haber perdido. 

Hay muchas otras iniciativas puestas en marcha por la diócesis de Cúcuta: el Centro ddiocesano de Migraciones y Solidaridad, el Banco Diocesano de Alimento, y muchos otros comedores para migrantes y los más vulnerables.