Jesús hace un sondeo de opinión sobre su Persona, pero va más allá de los resultados del sondeo (Evangelio). ¿Quién es Jesús? ¿Cuál es su verdadera identidad? ¿Qué opina la gente de Él? Y ustedes, ¿quién dicen que soy? Son preguntas que nos rebotan del pasado y que son siempre actuales.

Pedro - piedra
que da solidez a la Unidad y a la Misión

Isaías 22,19-23; Salmo 137; Romanos 11,33-36; Mateo 16,13-20

Reflexiones
Jesús hace un sondeo de opinión sobre su Persona, pero va más allá de los resultados del sondeo (Evangelio). ¿Quién es Jesús? ¿Cuál es su verdadera identidad? ¿Qué opina la gente de Él? Y ustedes, ¿quién dicen que soy? Son preguntas que nos rebotan del pasado y que son siempre actuales. La afirmación central de este domingo es la respuesta de Simón Pedro, en nombre también de los demás, sobre la identidad de Jesús: “Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo” (v. 16). La opinión de la gente (v. 14) coloca a Jesús entre los grandes profetas de Israel (Elías, Jeremías, Juan el Bautista...), lo cual ya es una buena aproximación, aunque todavía en un nivel espectacular. La gente reconoce la grandeza de Jesús (milagros, doctrina...), pero no llega a conocer plenamente su identidad.

Para alcanzarla, se necesitan criterios interpretativos nuevos. Es necesario un suplemento de fe. La respuesta de Pedro, en efecto, es fruto de una luz superior, que viene del Padre (v. 17); por eso va más allá de la capacidad humana (de la carne y la sangre). Pero, a pesar de esta luz nueva, Pedro comprende solo parcialmente la identidad y la misión de Jesús: lo comprueba el texto del Evangelio de Mateo que sigue sobre la cruz (cfr. Evangelio del próximo domingo). Esto demuestra la dificultad de creer; es difícil para todos. Cristianos no se nace, pero se llega a ello. Creer en Jesús quiere decir “seguirle”, es decir, ponerse en camino y buscar cada día asumir sus ‘sentimientos’ de total abandono en el Padre, “imitar” su mismo ‘estilo de vida’ a través de gestos de bondad, misericordia, acogida, compartir...

En un intercambio de mutuas confidencias, Pedro reconoce la identidad de Jesús (Tú eres el Cristo...); Jesús revela la identidad de Pedro (Tú eres Pedro…) y lo compromete en su proyecto por una nueva comunidad: su Iglesia, que durará por los siglos (v. 18). A pesar de las dificultades y las resistencias históricas ante este texto de Mateo, el plan de Jesús para su Iglesia sigue vigente. Según la tradicional interpretación católica, las tres metáforas de la piedra (v. 18), las llaves (v. 19) y el binomio atar-desatar (v. 19) se complementan con la entrega post-pascual a Pedro del servicio de apacentar, con amor, al pueblo de la nueva alianza (cfr. Jn 21,15s). La fe de Pedro - y la de sus sucesores - es prioritaria y fundamental: solo así nace, se funda, crece la Iglesia. En el testimonio humilde del apóstol Pedro el Señor ha puesto el fundamento de nuestra fe, para que nosotros también seamos piedras vivas para la edificación de la Iglesia (Oración colecta).

No cualquier forma de ejercer la autoridad es agradable a Dios y buena para el pueblo, como lo confirma la destitución de Sebná, intrigante mayordomo de palacio (I lectura, v. 19), porque el Señor quiere un “padre para los habitantes de Jerusalén” (v. 21). Para Jesús, que es “el Señor y el Maestro” (Jn 13,14), que “no ha venido para ser servido, sino para servir y dar su vida” (Mt 20,28), la autoridad (las llaves) se entrega a Pedro y a la Iglesia para un servicio al pueblo de Dios en una diaconía sin fin. Cuanto más amplia es la autoridad, más intenso ha de ser el amor y generoso el servicio. ¡Para que en la tierra todos tengan vida y la familia humana viva unida! Es este el objetivo de la misión, que el Papa Francisco vuelve a proponer cada vez que habla de la Iglesia. (*)

El Concilio nos da la dimensión teológica y misionera del proyecto de Jesús: “La Iglesia peregrinante es misionera por su naturaleza” (AG 2). Porque “la Iglesia existe para evangelizar” (Pablo VI, en EN 14). No es un hecho marginal que Jesús hable de su proyecto de Iglesia, estando en un territorio pagano (v. 13: región de Cesarea de Filipo), en un contexto geográfico y étnico semejante al de la mujer cananea (ver el Evangelio del domingo pasado). Estos dos hechos (la cananea y Pedro), que Mateo narra, revelan dos valores importantes para comprender la identidad de Jesús: la fe y la misión. ¡Dos valores necesarios! Ante todo, Jesús elogia la fe de ambos, aunque la expresan de manera diferente. Además, los dos hechos revelan el carácter universal de la misión de Cristo y de la Iglesia. ¡Una misión de salvación abierta a todos los pueblos, cercanos y lejanos!       

Un sondeo de opinión acerca de la identidad de Jesús, realizado en nuestros días, nos daría igualmente resultados aproximativos y reductivos. Es un hecho que una proporción elevada de fieles bautizados se han alejado de la Iglesia, del Evangelio y de Cristo, si bien nunca se puede medir el nivel de fe de una persona. Para ellos se requiere una nueva evangelización, con los contenidos y métodos de la misión ad gentes, es decir, la primera evangelización (cfr. RMi 33). Para muchos es necesario comenzar nuevamente por los fundamentos de la fe cristiana, utilizando adecuados métodos pedagógicos.

El Evangelio de hoy y algunas fiestas de la época veraniega vuelven a proponer tres elementos típicos del identikit del católico. Estos valores son: Eucaristía, Virgen María y Papa, los tres a la vez. Son elementos que sostienen y fortalecen la fe del cristiano, iluminan su sentido de pertenencia a la Iglesia, esclarecen su identidad, lo ayudan a ser sal y luz dentro del confuso panorama religioso de nuestro tiempo, ante los no cristianos. En especial, ante no cristianos, o protestantes, ortodoxos, evangélicos y otros grupos. No se trata de polemizar o establecer confrontaciones odiosas. Para el católico, son tres amores irrenunciables, que estamos llamados a compartir y a proponer a los demás con humildad y respeto; son valores que llenan de gozo la vida y la misión del cristiano en cualquier lugar del mundo.

Cuando profesamos nuestra fe, decimos: Creo la Iglesia una, santa, católica y apostólica; podríamos añadir también una quinta nota: perseguida, lo cual es una realidad permanente en la historia, hasta nuestros días en muchos lugares del mundo. “Ser hombres-mujeres de Iglesia quiere decir ser hombres-mujeres de comunión”, nos recuerda el Papa Francisco. Pertenecer a la Iglesia es un valor grande, un don precioso del Señor. Un regalo que postula nuestro agradecimiento constante y nuestro compromiso para custodiarlo y compartirlo con humildad y respeto. Pidamos al Señor que nos conceda, como a santa Teresa de Ávila, el gozo de vivir y de “morir como hijos-hijas de la Iglesia”.

Palabra del Papa
(*) “Debo pensar en una conversión del papado. Me corresponde, como Obispo de Roma, estar abierto a las sugerencias que se orienten a un ejercicio de mi ministerio que lo vuelva más fiel al sentido que Jesucristo quiso darle y a las necesidades actuales de la evangelización. El Papa Juan Pablo II pidió que se le ayudara a encontrar «una forma del ejercicio del primado que, sin renunciar de ningún modo a lo esencial de su misión, se abra a una situación nueva». Hemos avanzado poco en ese sentido. También el papado y las estructuras centrales de la Iglesia universal necesitan escuchar el llamado a una conversión pastoral”.
Papa Francisco
Exhortación apostólica Evangelii Gaudium (2013), 32

Siguiendo los pasos de los Misioneros

  1. S. Rosa de Lima (1586-1617), seglar peruana, terciaria dominica, entregada a la oración y a la penitencia por la conversión de los pecadores, por la salvación de los indígenas más allá de los Andes y de los pueblos del lejano Oriente. Es patrona de Perú, Filipinas, India y otros países. (En Perú y otros países su fiesta se celebra el 30/8).

°     Día internacional en recuerdo de la trata-comercio de esclavos y de su abolición, instituido por la UNESCO en 1998, en el 150 aniversario de la abolición de la esclavitud por parte de París.

24.  S. Bartolomé (Natanael), apóstol: el amigo Felipe lo llevó donde Jesús, quien lo definió «un verdadero israelita, un hombre sin doblez» (Jn 1,47). Desde entonces Bartolomé siguió al nuevo Maestro. Según la tradición, fue evangelizador en India y en Armenia, donde murió mártir.

°     S. Emilia de Vialar (Francia, 1797-1856), apasionada misionera para la difusión del Evangelio en las regiones lejanas; fundadora de las Hermanas de San José de la Aparición, que en 1856 ya estaban presentes con 42 casas en cuatro continentes (Europa, África, Asia y Oceanía).

°     B. María Encarnación Rosal (1820-1886), nacida en Guatemala; fundadora e itinerante en varias naciones americanas, falleció durante una fundación en Tulcán (Ecuador). Es la primera beata guatemalteca.

°     B. Miroslav Bulešić (1920-1947), sacerdote y mártir de Croacia. Salió ileso de varios atentados contra su vida. Murió apuñalado en odio a la fe por los comunistas, quienes querían impedirle administrar los sacramentos. En su testamento espiritual (1945) escribió: “Mi venganza es el perdón. Oh Dios, perdónales”.

25. S. José de Calasanz (ca. 1558-1648), sacerdote español. Para socorrer a los chicos pobres y abandonados, inició en 1597 en Roma la primera escuela popular, cotidiana y gratuita, según un modelo que después se fue desarrollando, conocido como “Escuelas pías”. Para este fin, fundó la congregación de los Escolapios.

°     Bs. Miguel Carvalho, sacerdote jesuita, y otros 4 mártires (un dominico y tres franciscanos), fueron quemados vivos a fuego lento, en Scimabara (Japón, † 1624).

* Además de los 26 Ss. Mártires de 1597 en Nagasaki (véase 6/2), en las primeras décadas de 1600 hubo, en varios lugares de Japón, diferentes grupos de mártires más o menos numerosos: misioneros jesuitas, franciscanos, dominicos, agustinos y otros. Junto con ellos fueron martirizados muchísimos laicos cristianos: terciarios asociados a las Órdenes religiosas, personas individuales, familias enteras. La ausencia de documentos no permite una identificación cierta y, por tanto, la beatificación de la mayoría de esos laicos.

°     B. María del Tránsito Cabanillas (Córdoba, Argentina, 1821-1885), religiosa de la Tercera Orden de san Francisco, trabajó con gran espíritu misionero y fundó las Hermanas Misioneras Terciarias Franciscanas.

°     B. María Troncatti (1883-1969), religiosa salesiana de Brescia (Italia), enfermera durante la Primera Guerra Mundial. En 1922 fue enviada como misionera a Ecuador entre los indígenas shuar para su evangelización y promoción humana, donde trabajó durante 44 años. Falleció en un accidente aéreo en Sucúa (Ecuador), mientras ejercía como mediadora entre los colonos y los indios.

°     B. Alejandro Dordi, sacerdote diocesano italiano, miembro de la Comunidad Misionera Paraíso de Bérgamo; valiente misionero y mártir, asesinado a los 60 años (1991) en odio a la fe, por terroristas de Sendero Luminoso en Rinconada (Chimbote, Perú). Fue beatificado en Chimbote en 2015.

  1. S. Teresa de Jesús Jornet e Ibars (1843-1897), terciaria carmelita española, cofundadora de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados, que actualmente tienen unos 200 hogares en 20 países.

°     S. María de Jesús Crucificado Baouardy (1846-1878), cariñosamente llamada “la pequeña árabe” de Palestina, carmelita descalza, fundadora del Carmelo de Belén, donde vivió hasta su muerte.

°     B. Lorenza (Leucadia) Harasymiv (1911-1952), religiosa y mártir de Ucrania, detenida y encarcelada en el campo de concentración de Kharsk, cerca de Tomsk (Siberia rusa), donde murió por tuberculosis y trabajos forzados.

  1. S. Mónica (333-387), nacida en Tagaste (actual Argelia), en el norte de África, incansable en implorar con lágrimas la conversión de su hijo Agustín, quien gracias a ella se acercó a Dios y llegó a ser un gran santo. Falleció en Ostia, cerca de Roma.

°     Recuerdo de Hélder Pessoa Câmara (1909-1999), arzobispo brasileño de Olinda y Recife, carismático promotor de la renovación eclesial y social según las enseñanzas del Concilio Vaticano II y la doctrina social de la Iglesia. Promotor de la “opción preferencial por los pobres”, integró la dimensión espiritual y política de la fe. Decía: “Si ayudo a los pobres, me llaman santo; si pregunto por qué son pobres, me llaman comunista”.

28.  S. Agustín de Hipona (354-430), natural de Tagaste (actual Argelia); después de haber pasado por varias corrientes de pensamiento filosófico y religioso, se convirtió a la fe cristiana. Fue bautizado en Milán por san Ambrosio (Pascua del año 387); más tarde fue obispo de Hipona (hoy Annaba, en Argelia). Fue un fecundo autor de escritos teológicos, bíblicos, pastorales. Es doctor de la Iglesia, maestro universal de experiencia espiritual.

°     S. Junípero Serra (1713-1784), sacerdote franciscano español, pionero de las misiones en México y entre las poblaciones americanas de California.

  1. Martirio de S. Juan Bautista († 29-30), precursor de Cristo “en el nacimiento y en la muerte”, testigo del Evangelio “por la verdad y la justicia”, asesinado por orden de Herodes Antipas (cfr. Mc 6,17-29).

* Alrededor de esta fecha, el Martirologio Romano hace memoria de numerosos mártires (obispos, sacerdotes, religiosas y laicos), asesinados por odio a la fe en lugares y tiempos diversos: persecuciones en Inglaterra, Revolución francesa, guerra civil en España, campos de concentración, y otros. - Es otra fecha en la que se puede recordar a todos los misioneros mártires de cada tiempo y lugar.

°     B. Flaviano Miguel Melki (1858-1915), obispo siro-católico, mártir del “Genocidio asirio”, asesinado en Djézireh, en la actual Turquía, durante las masacres perpetradas contra los armenios y otros cristianos, bajo la instigación de los llamados “Jóvenes turcos” (movimiento político de finales del s. XIX, responsables también del genocidio de los griegos del Ponto y de los asirios).

°     S. Eufrasia del Sagrado Corazón de Jesús Rosa Eluvathingal (1877-1952), religiosa carmelita de India. Por su vida de unión con Dios, la gente la llamó “Madre orante”.

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

A cargo de: P. Romeo Ballán – Misioneros Combonianos (Verona)

Sitio Web:   www.comboni.org    “Palabra para la Misión”

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++