Jueves, 7 de enero 2021
El papa Francisco quiere que 2021 sea el Año de san José para reivindicar el valor de su figura en la conmemoración de los 150 años de haber sido declarado patrono de la Iglesia Universal. Francisco describe a san José como «un padre en la ternura, en la obediencia y en la acogida; un padre de valentía creativa, un trabajador, siempre en la sombra… José nos enseña ‘el valor, la dignidad y la alegría' de ‘comer el pan que es fruto del propio trabajo'».

También san Daniel Comboni tenía una gran devoción por san José, al que cita abundantemente en sus escritos y al que llama a veces, con mucha familiaridad, Pepe o Pepito. Comboni lo considera el ecónomo general de sus institutos y recurre a él cada vez que las dificultades económicas lo atosigan. Estos son solo algunos ejemplos:

San José es ecónomo de mucho juicio y también de buen corazón… siendo árbitro de los tesoros del cielo, nunca ha dejado de ayudar… El banco de san José es más sólido que todos los bancos de Rothschild… el único banquero en el que todavía me queda confianza… nunca da en quiebra… Al tratar con san José uno se las ha de ver con todo un señor que primero piensa en el espíritu y en nuestras almas, así como en lo sustancial de la obra, y luego en el dinero.

Sin embargo, a veces los problemas económicos persisten. En cierta ocasión Comboni puso la imagen de san José contra la pared, ‘castigándolo' hasta que no llegaran las ayudas que necesitaba y otras veces, con mucho humor, se muestra más exigente con él:

He llamado al orden a mi ecónomo san José, y amenazándole con dirigirme a su mujer si él no me hace caso, le he exigido que en el plazo de un año equilibre mi presupuesto.

Por intercesión de san Daniel Comboni y san José oremos para que este año 2021 dedicado al padre de Jesús y esposo de María crezcamos en humildad y en confianza en la divina providencia, por muy espinosas que sean las dificultades que encontremos.