DIRECCIÓN GENERAL

Actas Capitulares

A finales de enero de 2004, el texto impreso en las distintas lenguas (ita-liano, francés, inglés, español y portugués) se ha enviado a todas las pro-vincias y delegaciones y a algunas comunidades. Los provinciales y dele-gados preocúpense de que cada hermano (comprendidos los escolásticos) reciba un ejemplar.

Anuario Comboniano 2004
Después de final de enero de 2004, no se incluirán más correcciones en el Anuario Comboniano 2004. Se espera que esté preparado para finales de marzo-primeros de abril 2004.
No obstante, cambios de direcciones de las comunidades, de los domici-lios de los hermanos y de traslados a nuevas comunidades y trabajos, de-ben hacerse llegar continua e inmediatamente al secretario general, por-que el programa “Anuario Comboniano” en el ordenador, debe estar al día en tiempo real.
Se ruega además a los hermanos que no lo han hecho todavía, que ha-gan llegar lo antes posible al secretario general una fotografía reciente en color (tamaño carnet).

Encuentro del grupo europeo de reflexión sobre la misión
El tercer encuentro del grupo teológico sobre la misión “ad gentes” en Europa, se tuvo en Pesaro del 27 al 29 de diciembre de 2003. Participaron los siguientes hermanos: PP. Martin James Devenish (provincial encarga-do); Francesco Antonini (provincial de Italia) para la mañana del 28 di-ciembre; Tesfamariam Ghebrecristos Woldeghebriel (asistente general); Danilo Cimitan (coordinador general de la FP); Franz Weber (DSP); Benito De Marchi (LP); Vicente Reig Bellver (E); Alessandro Zanotelli (I); Fernan-do Zolli (secretario general para la evangelización). El Superior General, P. Teresino Serra, hizo una breve visita al grupo, en la tarde del 29 de di-ciembre.
El grupo, después de compartir las experiencias y las perspectivas de trabajo, entre otros temas previstos en la agenda, examinó el texto de las Actas Capitulares, intentando enfocar algunas realidades surgidas en el XVI Capítulo y tomar algunas pistas inspiradoras para la programación y la adaptación al contexto del servicio misionero en Europa.
Fue muy apreciado un esquema de lectura de las Actas Capitulares, preparado por el P. De Marchi para la animación de la LP y propuesto para la animación en las otras provincias. El texto consta de tres partes: la pri-mera habla en general de las características del texto; la segunda presen-ta las novedades y las orientaciones del XVI Capítulo; entre otras cosas, se citan las pistas para una nueva metodología misionera, anclada en la doble contemplación: la profética, en la lectura de los signos de los tiem-pos, y la mística, en la experiencia de Dios. En las Actas se revelan dos pistas para estimular la imaginación y la praxis misionera: la misión global (poco desarrollada) y la misión como Buena Noticia para los más pobres y excluidos. Por último, la misión realizada a través de la comunidad, instau-rando una cultura de comunión. En la tercera parte de ponen en evidencia algunos aspectos que se han aludido en las Actas Capitulares, pero que requieren un mayor desarrollo en el próximo sexenio: por ejemplo, una mi-sión que implique y cuente más con los laicos; una misión que debe des-arrollarse cada vez más en un contexto de movilidad global y de pluralismo cultural y religioso; una misión que debe saber articular los intereses y los planes personales, con los comunitarios y eclesiales.
Se valoró como positivo el hecho de que el Capítulo decidió extender la creación de los grupos de reflexión para la misión y la Formación Perma-nente a todos los continentes, así como se apreció la actitud del Consejo General que se pone a la escucha y pide ayuda y colaboración.
El grupo se dio cita en Bamberg (DSP), para el próximo mes de julio 2004 (13-17), sobre todo, para programar una serie de iniciativas y un ca-lendario, con vistas a la Ratio Missionis.

Nombramientos
El P. Vanderlei Bervian (BS) ha sido nombrado padre maestro del novi-ciado de Contagem (BS) desde 1° de enero de 2004.

Votos perpetuos
Esc. Awuye Ruben Dodzi (T) Kinshasa (RDC) 04-1-2004

Publicaciones
P. Giuseppe Franzelli, Mondo Comboniano, EMI Bologna, pp. 288, € 15,00 (para otros detalles ver más abajo “Italia”).

La Editorial Rogate (Via Rogazionisti 8, 00182 Roma) ha publicado 4 libri-tos muy interesantes, sobre la vida de la comunidad (un quinto está en preparación). Los autores son: G. Poli, G. Crea (Comboniano) y V. Como-do. Los libros se pueden pedir a la editorial o a nuestro P. Giuseppe Crea (S. Pancrazio, Roma). Los títulos son: 1) El desafío de la organización en las comunidades religiosas, pp. 160, € 10,00; 2) Estilos de liderazgo y vida consagrada pp.136, € 10,00; 3) Liderazgo y comunicación en la vida con-sagrada pp. 192, € 11,50; 4) Liderazgo y bienestar interpersonal en la co-munidad religiosa, pp. 172, € 11.50; 5). Un liderazgo eficaz para las reu-niones de comunidad (en preparación).

CONGO

Situación general del Congo
Después de la firma del acuerdo global entre las partes en guerra, asisti-mos a un ligero mejoramiento de algunos aspectos de la vida: los militares, en muchos lugares, están apartados en los cuarteles y desarmados, por tanto, menos peligrosos para la población, aunque a veces, cometen toda-vía violencias. Muchas barreras se han quitado. La Iglesia ha optado por acompañar este período de transición, movilizando las comunidades de base y los diversos grupos, formando animadores e intentando dar a toda la población una conciencia crítica, a través de una formación política y cí-vica. El objetivo principal es uno sólo: llegar a un estado de derecho y de-mocrático, a través de elecciones verdaderamente libres, transparentes y democráticas. También los Combonianos nos estamos comprometiendo en esta línea.

Después de la canonización de Comboni
Entre las iniciativas que estamos realizando, queremos señalar dos. An-te todo, el coloquio internacional que se ha desarrollado en Kinshasa so-bre el tema, “Los Africanos y el Renacimiento de África”. Entre los Combo-nianos que han animado el encuentro, recordamos al P. Giuseppe Franzelli que presentó la figura y la actividad de Comboni, con su pasión: “Salvar a África con África”. Todos los demás relatores, africanos, presen-taron relaciones de profundo contenido, que interpelaron al amplio público presente: una demostración de la verdad de la intuición comboniana.
La segunda iniciativa, el Congreso Misionero interdiocesano, sobre el tema “Nacidos de la misión para la misión” tuvo lugar en Isiro con la parti-cipación de delgados de las diócesis de Isiro-Niangada, Dungu y Wamba. Se partió de la historia, dado que las tres diócesis festejan el centenario de su fundación, para redescubrir, a través de la reflexión sobre la Biblia, so-bre documentos de la Iglesia africana y sobre las figuras de los misione-ros, entre los que sobresale la de Daniel Comboni, cómo hoy, todos somos llamados a vivir la misión.

Centenario de las diócesis de Isiro-Niangara y Wamba
Con la participación de una gran multitud de fieles y de los obispos de la región eclesiástica de la Provincia Oriental del Congo, la diócesis de Isiro-Niangara cerró la celebración del primer centenario de su fundación. Al hacer memoria, se han querido recordar, en particular, los misioneros ase-sinados y que han dado la vida por esta Iglesia; entre ellos, cuatro herma-nos nuestros. Se recordó, de forma particular, la figura de la Beata Anoali-te Clementine Nengapeta, asesinada en Isiro, en 1964, durante la revolución de los Simba. Es necesario recordar, para volver a lanzarse con ánimo y creatividad hacia el nuevo centenario, en el que la Iglesia local es-tá llamada a producir frutos de santidad y a vivir la capacidad de asumir como propios todos los aspectos de la vida eclesial.
Después de la celebración de la clausura del centenario de esta dióce-sis, se celebró la apertura del centenario de la diócesis de Wamba.

ECUADOR

Quinindé: canonización Comboni
El domingo 14 de diciembre, en “la Y de la laguna”, un lugar de encuen-tro entre varios caminos vecinales para la gente del campo y muy hermoso por la laguna natural que existe, se inauguró la primera capilla dedicada a San Daniel Comboni en la Parroquia de Quinindé.
Fue el último acto de despedida para la gente del campo: dejar este re-cuerdo, gracias al entusiasmo del p. Ángel Camorlinga Maldonado. A la ceremonia de inauguración estuvo presente el provincial y nos acompañó gente de Quinindé que así, una vez más, quiso manifestar su solidaridad.

Misioneros Afro
El 17 de diciembre en nuestro centro de pastoral afro de Guayaquil se realizó la ceremonia de entrega de la cruz a los misioneros afro. Después de un día de retiro terminamos con la eucaristía afro presidida por el pro-vincial en la que se entregó la cruz a aquellos hombres y mujeres que se han venido preparando y trabajando en servicio de su pueblo. Fue un re-cuperar nuestros orígenes y descubrir el rostro del Dios de la vida en nuestra historia.

Tres fueron los grupos que participaron de este momento: los “mayores”, es decir los primeros que comenzaron el proceso como Misioneros Afro; los que llevan mucho tiempo en el proceso y, por último, los que van a sumir este compromiso. Fue un momento muy vivido y de autentica espiri-tualidad afro.

Borbón: canonización Comboni
El sábado 10 de octubre en la comunidad campesina de Yalaré, con la presencia del Sup. Provincial, se inauguró la primera de las 3 capillas de-dicada a San Daniel Comboni en la parroquia rural de Borbón. La comuni-dad aportó su trabajo para terminar, pintar la capilla con el campanario, bancas…, bajo la dirección del P. Juan Benjumea Ramos. A pesar de ser una pequeña comunidad cristiana, ubicada a lo largo de la nueva carrete-ra, manifestó su amor por el Comboni.
Después de la bendición y procesión con el cuadro del santo, se celebró la Eucaristía y se administraron por primera vez los bautismos. Termina-mos con una comida que la gente preparó para todas aquellas personas que participaron en la celebración.

ITALIA

Roma S. Pancrazio: más allá de toda previsión
Después de más de doce días (cuando escribimos esta nota), de la transmisión “Apuntes africanos”, de Silvestro Montanaro en Rai 3, llegan todavía comentarios y peticiones de información sobre el modo de ayudar en estas situaciones. Desde el 6 de enero las llamadas telefónicas, tanto a la Rai como en Via S. Pancracio, no se cuentan. Saben de esto bastante los que las han recibido (gracias de nuestra parte a las colaboradoras, en particular las del ACSE): provienen de todas las partes de Italia y de per-sonas de toda categoría. Salvo rarísimas excepciones (se pueden contar con los dedos de la mano) las reacciones son todas positivas. Producen placer también las de los africanos que consideran el documento claro y preciso, sobre todo, porque son los africanos los que hablan en las denun-cias y descripciones del África positiva. Hay que añadir que muchísimos desean que programas de este tipo se repitan. Muchas madres y padres lo han visto con sus hijos y lo consideran muy educativo. Otra constatación: es grande la confianza de la gente en los misioneros en general y en los Combonianos en particular.
Los fondos recogidos servirán para financiar un proyecto que prevé una ayuda “asistencial en medicinas, alimentos, semillas”, para Sudán, y la realización de programas de formación profesional en el sector de la co-municación, en Mozambique y Kenia.
Quien desee el videocasete puede pedirlo al P. Venanzio Milani, en S. Pancrazio (Roma).

Mondo Comboniano
La editorial EMI ha publicado el libro Mondo Comboniano, del P. Giu-seppe Franzelli. Se trata de la presentación de todos los territorios del mundo, donde los miembros de la Familia Comboniana, comprendidos lai-cos, trabajan. El libro, redactado con la colaboración también de los res-ponsables de las provincias combonianas, es de 288 páginas y cuesta 15,00 €. Quien lo desee, lo pida a la misma editorial. Es un volumen útil para darlo a cuantos aman a los combonianos o desean conocer su traba-jo. En la primera parte se presenta a S. Daniel Comboni, la actualidad de su experiencia misionera y de su mensaje, en relación con los retos de la misión, hoy.

GIM: convivencia de fin de año
Del 27 de diciembre de 2003 al 1 de enero de 2004 se realizó en Pesaro la convivencia GIM de final de año: una propuesta clara, para jóvenes que desean superar la lógica de los “nuevos banquetes” de la exterioridad, y volver a descubrir al Dios de la vida, a través del encuentro, el estudio, la oración, la reflexión y la celebración. Han sido más de 150 los jóvenes que se han adherido y han participado.
Esta vez la iniciativa ha sido pensada también como continuidad del año de la canonización de nuestro fundador, San Daniel Comboni. Los jóve-nes, provenientes de cerca de 25 diócesis, han estado acompañados por numerosos testimonios e historias compartidas: el P. Francesco Antonini subrayó la actualidad del sueño de Dios en Daniel Comboni; el P. Joseph Mumbere Musanga y el Esc. Marcel Mangbau Emelemekia hicieron oír La voz a África que llama, contando los retos de hoy en el Congo; la interven-ción de Mons. Nervo, Humanidad en busca de vida, y el impresionante tes-timonio de la Hna. Valeria, La lucha contra la esclavitud, ayudaron a com-prender los desafíos de la inmigración en Italia. Con el P. Teresino Serra los jóvenes profundizaron en el tema: Comboni pide a los jóvenes una mi-sión de rostro nuevo, y la mesa redonda, Un año se cierra: signos de vida, heridas y utopías para el futuro, con J. L. Toualdi, Gianluca Carmosino y P. Alex Zanotelli, tuvo una buena participación de los presentes.
Los testimonios estuvieron alternados con talleres de grupo que permi-tieron la relectura colectiva del manifiesto Atreverse a un tiempo nuevo de la caravana de la paz 2003. Un concierto sobre temas de la Pacem in te-rris, la visita a las familias de la ciudad de Pesaro y de algunas comunida-des que acogen situaciones límites; la vigilia nocturna para esperar el año nuevo…, todo llevó a la celebración en rito congolés del primero de enero y a la marcha de la paz que concluyó en la catedral de Pesaro.

Comboni en Betlemme
También este año el nacimiento de Venegono, lanzó un mensaje fuerte: el fenómeno de la inmigración se lee a partir del Evangelio, la única fuente capaz de indicar el camino hacia una convivencia fundada en el respeto, la justicia y la dignidad de la persona. Más articulado e igualmente fuerte el mensaje del nacimiento de Lecce, presentado como “trozo extraído de vi-da cotidiana”. En Venegono una “Exposición sobre Comboni” y en Lecce “Un Nacimiento en mongolfiera tras las huellas de Comboni”…, han hecho de nuestro Fundador el guía ideal, para recorrer con provecho las calles de Belén.

Asamblea AM/EV
El tema de la Asamblea de Animación Misionera y Evangelización (Pe-saro, 13-16 de enero), ha sido este año: ¿Qué presencia y acción misione-ra en Europa? Fueron días de convivencia y reflexión, de oración y comu-nicación. Participaron en el encuentro unos treinta animadores: algunos con ideas “claras” sobre la misión, otros todavía en “búsqueda”, pero casi todos se han encontrado “fuera de juego” por el análisis de una sociedad que se ha vuelto incomprensible y, en algún sentido, lejos de nuestro len-guaje y de nuestras propuestas. Primero con la ayuda del P. Benito De Marchi, después con el análisis de las diversas actividades de AM en la provincia (Justicia y Paz, Inmigrados, Laicos Combonianos, Medios de Comunicación…), se llegó a la conclusión de que, como hijos de Comboni, continuaremos “saliendo” de nuestra tierra y cultura, para ir a compartir la suerte de los más pobres y abandonados, pero seremos activos también en Europa, para hablar el lenguaje de Dios y volver a despertar en el hom-bre de hoy la “pasión por lo imposible”. Por último, otra vez se puso el acento sobre el hecho de que la AM se debe ver como una tarea de “to-dos”, no sólo de los “encargados de los trabajos”, y debe determinar un nuevo estilo de vida individual y comunitaria.

KHARTOUM

Región del Darfur
El 6 de enero de 2004, a las Hermanas de la Caridad, mientras viajaban desde El Fasher a Nyala las pararon los rebeldes del Ejército Sudanés de la Liberación (SPLA) que les quitaron el coche. Más tarde un autobús que pasaba, las llevó hasta Nyala. Nadie resultó herido.
El conflicto en la región del Dafur se ha intensificado en estos últimos meses, con los árabes, que prefieren a los negociados, los ataques aéreos y el uso de las milicias, como han hecho siempre con los SPLA del Sur. Estas milicias han atacado también a los sudaneses del sur que viven en la región un poco al sur de Nyala. Las cosechas de este año han sido quemadas y la gente se ha quedado sin nada. La esperanza y la oración es que un concordato de paz, les posibilite la vuelta a sus tierras. Entre la gente se propaga el miedo y en Nyala hay toque de queda, aunque esto no ha impedido expresar la alegría de las fiestas natalicias con procesio-nes, danzas y la presencia de más de 2000 personas en la Misa del día de Navidad.

Comité Interreligioso Sudanés
El Comité Interreligioso Sudanés organizó una oración especial por la paz, seguida de una recepción de honor para Su Eminencia El cardenal Gabriel Zubeir Wako. La atmósfera era relajada, estuvieron presentes nu-merosas personalidades, entre ellas el segundo vicepresidente y ministro de asuntos exteriores, el Nuncio apostólico, Mons. Dominique Mamberti, el P. Saraba Moon, el obispo de la Iglesia Copta, el arzobispo de la Iglesia Episcopaliana, Joseph Marona, y el profesor Ahmad A, imán, consejero del presidente de la república y rector de la Universidad Islámica de Om-durman. Todos expresaron palabras de agradecimiento y congratulación por el cardenal
El gobierno se sirvió de esta oportunidad, para mostrar sus intenciones de paz y buenas relaciones entre musulmanes y cristianos, como hizo también el día de Navidad, cuando el presidente Bashir visitó al cardenal Zubeir, para felicitarlo. Vueltos a Roma, los otros “nuevos” cardenales sub-rayaron el hecho de que, aun habiendo sido ellos nombrados al Cardenal también cardenales, no habían recibido semejante reconocimiento en su nación.
El proceso de paz continúa, pero, por desgracia, muy lentamente. Sin embargo las esperanzas de un resultado positivo son mucho más fuertes.

Condecoración al P. Giuseppe Puttinato
Hay muchos misioneros y religiosas comprometidos en el Sur del Mun-do, entre los cien reconocimientos designados por la presidencia de la Re-pública de Italia a sus ciudadanos que se han distinguido en el extranjero, por espíritu de solidaridad y a los ciudadanos de otras naciones que han divulgado con particular empeño la lengua y la cultura de la propia nación. El gobierno italiano, en la lista de condecoraciones de la “Orden de la Es-trella de la Solidaridad italiana”, concedido por el presidente de la Repúbli-ca Carlo Azeglio Ciampi, ha incluido también a nuestro hermano, P. Giu-seppe Puttinato, encargado del Comboni College de Kartum, en Sudán.
El P. Giuseppe llegó a Sudán en 1959 y, fuera de breves períodos de permanencia en Inglaterra y el Líbano, siempre ha realizado su trabajo en el Comboni College, excepto un período de seis años en la Comboni School de Port Sudán. Nos alegramos con él por este título y por su largo e incansable servicio.
Junto al P. Giuseppe, recibió la condecoración también la señorita Rita Giglio de “Nostra Famiglia” que trabaja en Juba, Sudán Sur, en una estruc-tura para minusválidos, fundada por Mons. Agostino Baroni. También a ella nuestra cordial felicitación por el servicio y la amistad que nos une a “Nostra Famiglia”.

MOZAMBICO

Colaboración para la Misión
Los Misioneros y Misioneras Combonianos nos hemos reunido juntos con alegría, para recordar nuestra historia común, partiendo de un hecho significativo que ha demostrado la colaboración y la comunión entre noso-tros. Hemos recordado el gesto concreto, ocurrido en 1903, en la misión de Lul (Sudán). El P. Giuseppe Beduschi agonizaba. La Hna. Giuseppa Scandola que, en aquel momento, se encontraba con buena salud, mandó a decir al P. Giuseppe que no moriría porque ella se había ofrecido a morir en su lugar, cosa que sucedió. Este hecho nos invita a redescubrir que nuestra historia comboniana está constituida por grandes momentos de colaboración y de donación recíproca para el bien de la Misión.
Por esto, las dos provincias de Mozambique (Combonianos y Combo-nianas), como respuesta también a la carta sobre la colaboración de los Consejos Generales de los tres Institutos de la Familia Comboniana, de hace dos años, organizaron un taller animado por el P. John Converset, experto en estos temas. Se realizó del 6 al 10 de enero de 2004, en la co-munidad comboniana del Seminario Filosófico Interdiocesano “S. Agos-tinho”, de Matola (Maputo). Participaron trece Combonianos y catorce Combonianas, provenientes, sobre todo, de las comunidades en las que combonianos y combonianas trabajan juntos.
En este encuentro se reflexionó sobre el fundamento de la colaboración, descubriéndolo en Dios que es, por naturaleza, fuente de comunión y de colaboración. La persona humana, creada a su imagen, lleva dentro de sí esta vocación que está llamada a realizar.
Las etapas afrontadas en este taller nos llevaron a recordar las expe-riencias de colaboración ocurridas durante el sufrido período que va, des-de la independencia de Mozambique, hasta el final de la guerra civil. La ayuda fraterna entre los dos Institutos siempre ha sido muy viva.
La experiencia de la posguerra trajo el don de la paz y de la libertad, pe-ro, al mismo tiempo, con el cambio del personal misionero, se olvidó poco a poco el gran valor de la fraternidad y del compartir, vividos en aquel con-texto de dolor y de prueba.
Ahora estamos de nuevo juntos para buscar las bases de una renovada colaboración e individuar los factores que la obstaculizan: proyectos de-masiado individualistas, activismo, falta de diálogo y de programación rea-lizada juntos, etc. De aquí ha nacido la exigencia de volver a descubrir la importancia de ser personas comunitarias, unidas en la misma pasión que animaba a Daniel Comboni.
El taller se concluyó con algunas propuestas que se pueden resumir en un compromiso común en la formación permanente, en la evangelización y en la animación misionera. Se insistió también en una colaboración más estrecha entre los dos consejos provinciales y en la atención a las situa-ciones de grave emergencia existentes en Mozambique.
Queremos que esta iniciativa vivida en la fraternidad y en el compartir sea el principio de un nuevo impulso para vivir con alegría y valentía este gran valor de la colaboración, para sentirnos todos, parte de una única fa-milia. (P. Davide De Guidi e Sr. Eleonora Reboldi)

POLONIA

Celebraciones de la canonización de S. Daniel Comboni
El 30 de noviembre de 2003, unidos a nuestros hermanos misioneros Verbitas, la Familia Comboniana ha celebrado la Misa de acción de gra-cias por la canonización de nuestros Santos Daniel Comboni, Arnold Jans-sen y Józef Freinademetz. Por la mañana hubo concelebración en la cate-dral de la diócesis de Warszawa-Praga presidida por el obispo local Mons. Kazimierz Romaniuk. La homilía la tuvo el obispo de Ełk Mons. Jerzy Ma-zur quien glosó la vida e inspiración misionera de los tres santos, así como el compromiso misionero de la Iglesia. Para esta ocasión se desplazó de Roma el P. Odelir José Magri, Asistente General. Unos 70 sacerdotes de los dos Institutos, representantes de los provinciales y numerosos amigos estuvieron presentes.
Digno de mención fue el concierto dirigido por Prof. Dr. hab. Piotr Naw-rot, Verbita. Por la tarde en la Iglesia del seminario de la archidiócesis de Warszawa la Cappella Gedanensis dio un concierto de música barroca de América Latina bajo la batuta de dicho director. Fue fantástico, fenomenal, el numeroso público, que llenó la iglesia, no paraba de repetir bravo. Y como la música crea puentes, nos hermanó más con la América Latina.
El 7 de Diciembre se celebró la Eucaristía de acción de gracias por la canonización de Comboni en Piastów k/Warszawy. En esta parroquia hay una comunidad de Misioneras Combonianas. El cardenal Józef Glemp presidió la Eucaristía. La animación litúrgica corrió a cargo de los postulan-tes Combonianos y de las hermanas Combonianas.
El 14 de diciembre fue el turno de Krakowia. Esta Acción de gracias es doble. De una parte en la Iglesia parroquial Matki Bożej Królowej Polski el cardenal Franciszek Macharski celebró la Misa de acción de gracias por la canonización, a la que asistió, representando el Consejo General, el P. Ve-nanzio Milani y además fue la bendición e inauguración de la segunda casa comboniana en Polonia. Signo del crecimiento de nuestro Instituto en este país.

TCHAD

Coordinación para acompañantes de enfermos de SIDA
La coordinación para los acompañantes de enfermos de SIDA (CAMS) de Sarh, presidida por el Comboniano, P. Fabricio Colombo, tuvo los días 2 y 3 de enero de 2004 un encuentro para lanzar las actividades de acom-pañamiento de estos enfermos.
En Sarh el número de las infecciones es entre los más altos del Chad. La CAMS está compuesta de miembros de varias Iglesias Cristianas (cató-licos y protestantes) y de musulmanes.
A partir de finales de enero, el grupo de cuarenta voluntarios se encon-trará cada mes, para evaluar y sostener a los acompañantes en su servicio a los que sufren el SIDA.

Gran éxito del festival “Música contra el SIDA”
Cada año en Sarh, el 1 de diciembre, se dedica a la lucha contra el SIDA. A promover esta lucha son los músicos. Organizado por la Radio Lotiko de Sarh y varios grupos y organizaciones de sanidad, el festival anima la ciudad durante toda la semana. Cada día hay conciertos y mani-festaciones, todas centradas en la lucha contra el SIDA. El tema de este año fue: “Solidaridad con todas las víctimas del SIDA”. En efecto, muchas asociaciones de sieropositivos participaron en la manifestación, para mos-trar al numeroso público la realidad de la vida y de la lucha cotidiana de los enfermos.
El festival reunió como media 1500 personas al día; fue, por tanto, un éxito para los organizadores.

Radio Lotiko se extiende… a toda la diócesis de Sarh
Finalmente, después de varias tentativas, la comisión Akyto para las comunicaciones del Chad, dio una nueva frecuencia a la radio Lotiko de la diócesis de Sarh. Las nuevas instalaciones estarán activas en el pueblo de Koumra a finales de enero. El nuevo transmisor, que toma la señal desde la estación central de Sarh, permitirá a la radio alcanzar las zonas más le-janas de la diócesis, que hasta ahora se lamentaban por la falta de la fa-mosa radio “que despierta” (Lotiko en lengua sar significa precisamente “Se hace de día-despierta”).
Junto a la alegría de la población local queda el problema de la financia-ción de esta radio que denuncia y se bate por los derechos de los más dé-biles. Hacemos, por tanto, una llamada a todos los que pueden dar un óbolo para que viva esta radio que la gente ya define, “la voz de los sin voz”.

IN PACE CHRISTI

P. Alfonso Polacchini (28-02-1927 – 25-12-2003)
Ordenado sacerdote en Modena en 1950, inmediatamente entró en los Combonianos. Su deseo era entrar de seminarista, pero el tío sacerdote quiso que terminase los estudios en el seminario, porque estaba conven-cido de que la vocación misionera debía ser ponderada a fondo. El herma-no sacerdote, Don Tonino, dice: “No sabemos cómo nació en él la voca-ción misionera, pero recordamos que los Combonianos iban al seminario a hablar de sus misiones en África”.
Después de la profesión religiosa en 1952, marchó inmediatamente a Sudan meridional. Los padres sufrieron por esta marcha, pero el P. Alfon-so estaba de tal manera convencido de la llamada de Dios que conseguía serenar a todos.
Expulsado de Sudán en 1963 junto a todos los misioneros y las religio-sas, a causa de la persecución desencadenada por los árabes, trabajó en la animación misionera en Italia. En 1967 se abrió nuevamente la puerta de África y fue enviado a África Central donde podía asistir a los prófugos sudaneses que también habían dejado su país. Permaneció allí hasta 1972, año en el volvió a Italia. En 1981 pudo volver a Sudán Sur, exacta-mente en la parte que había sido liberada del poder central de Kartum.
Cuando la salud empezó a deteriorarse, marchó a Kenia, sin embargo, perteneciendo al Sudán meridional. A principio de septiembre de 2003, por un imprevisto empeoramiento de la salud, con continuas malarias y úlce-ras, acompañadas de hemorragias, fue llevado a Italia. Fue directamente al hospital de Negrar, para un reconocimiento más profundo. En la maña-na de Navidad, 25 de diciembre de 2003, pasó de la vida a la muerte, sin darse cuenta.
Hombre de espíritu y oración, siempre con el rosario en la mano, el P. Alfonso era el confesor de muchos misioneros y muchísimos cristianos que recurrían a su ministerio y a su consejo. Justamente sus hermanos lo llamaron “restaurador de almas” heridas por el pecado. Era también el hombre del perdón, de la misericordia, de la caridad: se le podía quitar to-do, incluso la ropa y él se mostraba siempre contento. Cuando estaba en Raga, en Sudán, se sentaba bajo un árbol y la gente que pasaba se para-ba a hablar con él. A distancia de años es el único misionero que es toda-vía recordado por la gente.
Dice el P. Giovanni Battista Zanardi que fue su párroco; “Como carácter era deferente, afable, pacífico, cordial con todos. Conocía bien la lengua de la gente. Esto le consentía entretenerse con ellos sin ninguna dificultad. Su humildad le llevaba a dar siempre razón a los demás, porque pensaba que sabían más que él. Era negado para las polémicas y aceptaba las de-cisiones de los superiores, es decir, hombre de obediencia y siempre dis-ponible a ayudar. En Raga la guerra hizo huir a 25.000 personas y el P. Alfonso se preocupaba de estos prófugos y les ayudaba de todos modos”.
No hizo cosas grandes desde el punto de vista material, no tuvo ideas renovadoras, pero amó a los africanos hasta el punto de querer morir entre ellos. Amó también a los hermanos. Entre sus papeles se han encontrado cuadernitos en los que apuntaba las fechas del cumpleaños y del onomás-tico de los hermanos con los que había trabajado y de los superiores. Que-ría recordarlos felicitándolos con una postal y con una oración.
Era un evangelizador apasionado: iba con gusto a visitar las aldeas y gozaba intensamente cuando constataba que, a pesar de las dificultades de la guerra y del hambre, la fe crecía entre la gente. Después de años de ausencia de Raga, los africanos lo recuerdan por su bondad y porque siempre tuvo una palabra buena para todos.
Sus últimas palabras fueron: “Amo a la Iglesia, amo al Instituto, amo a los africanos… ¿cuándo podré volver allí?”. Ahora reposa en el cementerio de Crevalcore, su pueblo natal. (P. Lorenzo Gaiga, mccj)

P. Giuseppe Galeotti (07-10-1921 – 28-12-2003)
El P. Giuseppe Galeotti había vuelto a Italia desde Sudáfrica, el 6 de septiembre de 1982, por problemas de salud. Fue destinado a la comuni-dad de Pesaro donde ha permanecido estos dos decenios, asumiendo el encargo de ecónomo, primero, y de vice superior a continuación. En enero de 1996, a causa de graves problemas de salud, fue operado en el hospi-tal de Pesaro. Seguidamente fue trasladado a Milán, donde fue sometido a otras operaciones. Pudo volver a Pesaro sólo en septiembre. Desde en-tonces su salud ha sido siempre precaria.
El día de Navidad de 2003, parecía que se encontraba bien y había ido a celebrar la Misa a las religiosas; había ido a comer con los sobrinos, vol-viendo a la comunidad contento y aparentemente con buena salud. Pero el 27 de diciembre no se sintió bien y durante el día fue empeorando. Fue llamado el médico y el 28 por la mañana, el P. Giuseppe ingresó en el hospital de Pesaro, donde, inesperadamente, murió a las 22.00 por blo-queo renal y crisis respiratoria.
Los funerales se han desarrollado en la iglesia parroquial de S. Luis, la parroquia en cuyo territorio está situada nuestra casa. Presidió la Misa el Superior General, P. Teresino Serra, el provincial, P. Francesco Antonini y el administrador diocesano de la diócesis de Pesaro, Mons. Romano Mo-roni. Además de los dieciocho Combonianos, concelebraron más de veinte sacerdotes diocesanos. Participaron también los jóvenes de la convivencia GIM reunidos en aquellos días en Pesaro. Inmediatamente el cadáver fue llevado a su pueblo natal de Urbania, en la diócesis de Urbino.
El P. Giuseppe había nacido en Urbania el 7 de octubre de 1921. A los trece años, en 1934, entró en el seminario de su ciudad y en 1939 pasó al seminario regional de Fano. En 1942, a causa de la guerra, volvió a Urbino donde hizo el primer año de teología. Estaba, sin embargo, madurando en él la vocación misionera, estimulada también por las visitas al seminario de Fano, de Combonianos como los PP. Arnaldo Violín, Tito Tempestini y Al-fredo Paolucci. Así, en octubre de 1945, entró en el noviciado comboniano de Florencia. Completó los estudios teológicos en el seminario de Fiésole. Ordenado sacerdote en Urbino, el 29 de junio de 1947, el día siguiente ce-lebró su primera Misa, en el seminario comboniano de Pesaro.
Primero fue destinado a Florencia como ecónomo. Al año siguiente a la comunidad de Pesaro, para la animación misionera. El 1 de septiembre de 1951, se embarcó en Venecia, destinado a las misiones de Uganda, de donde volvió el 2 de abril de 1978, 21 años más tarde. Destinado a la casa de Pesaro como ecónomo, el 25 de enero de 1981 marchaba de nuevo a África, esta vez a Sudáfrica. Allí permaneció menos de dos años, volvien-do definitivamente a Italia el 6 de septiembre de 1982, también esta vez por motivos de salud.
No es difícil conocer la persona del P. Giuseppe, visto que él mismo ha dejado notas personales sobre su vida, sobre su familia y su trabajo en misión. No hay mucho que interpretar, porque, en el silencio de la muerte, es posible percibir todavía la presencia de una persona que ha vivido el tiempo que le concedió Dios, con una fuerte conciencia de sí y con la co-herencia con la que pensaba fuera la voluntad de Dios respecto a él. Sus memorias ponen en evidencia los lazos que siempre cultivó con su familia, con la diócesis de Urbania/Urbino, con el Instituto y con las comunidades cristianas de África conde desarrolló su ministerio. Todo para “mayor gloria de Dios”.
El P. Giuseppe termina sus memorias con las palabras: “En Pesaro he encontrado caridad y comprensión. Vivo esperando el día de la dichosa esperanza y de la Venida del Señor. ¡Doy las gracias a los muchos que me han querido bien!”. (P. Pietro Bracelli, mccj)

Oremos por nuestros difuntos

EL PADRE: Guido del P. Lino Spezia (I).

LA MADRE: Rita del P. Mauro Serragli (I); Antonia del P. Lorenzo Schiavon (I); Christine Passiondji del Esc. Wilfried Mette (CA).

EL HERMANO: Rev. Don Agostino del P. Giovanni Fortuna (I) y Hno. Giro-lamo Fortuna (KH); Roberto del P. Antonio La Braca (SS); Gino del Hno. Antonio Schiavon († 2001); Giuseppe del Hno. Luigi Salbego (CA).

LA HERMANA Regina del P. Tarcisio Marin (PE); Luigia del Hno. Alessan-dro Pelucchi (I); Elisa del P. Benito Giuseppe Cruciani (EG).

LAS RELIGIOSAS MISIONERAS COMBONIANAS: Hnas. Eva Sala; Dona-ta Mangili.
Familia Comboniana n.606