Viernes, 23 de marzo de 2018
Nosotros laicos, hermanas, hermanos y sacerdotes misioneros combonianos, que participamos en el Foro Social Mundial (FSM) y en el Foro Comboniano (FC), os saludamos desde Salvador, tierra de resistencia negra y de culturas afrodescendientes, con el corazón lleno de gratitud y esperanza. Del 10 a 19 de marzo de 2018 hemos vivido juntos una experiencia fuerte y única al participar en el FSM, que tenía como tema "Resistir es crear - resistir es transformar" y en el VIII FC con el tema "Ministerialidad y trabajo en red/colaboración en la Familia Comboniana y con otras organizaciones". (…)

Mensaje final de los miembros de la Familia Comboniana
Participantes en el Foro Social Mundial y en el Foro Comboniano

RESISTIR ES CREAR - RESISTIR ES TRANSFORMAR

Ministerialidad y trabajo en red / colaboración
en la Familia Comboniana y con otras organizaciones

Salvador de Bahía, 10-19 de marzo de 2018

Nosotros laicos, hermanas, hermanos y sacerdotes misioneros combonianos, que participamos en el Foro Social Mundial (FSM) y en el Foro Comboniano (FC), os saludamos desde Salvador, tierra de resistencia negra y de culturas afrodescendientes, con el corazón lleno de gratitud y esperanza. Del 10 a 19 de marzo de 2018 hemos vivido juntos una experiencia fuerte y única al participar en el FSM, que tenía como tema "Resistir es crear - resistir es transformar" y en el VIII FC con el tema "Ministerialidad y trabajo en red/colaboración en la Familia Comboniana y con otras organizaciones". Agradecemos de modo particular a nuestros consejos generales que juntos nos escribieron un mensaje de ánimo en el compromiso por la JPIC y por nuestra participación en el FSM como experiencia y expresión de nuestro carisma en los desafíos del mundo de hoy.

Nuestra participación fue relevante y numerosa: 53 personas provenientes de África, Europa y América. Hemos experimentado la gran riqueza de nuestro carisma en la variedad de nuestros compromisos. Por primera vez participaron también representantes de los jóvenes en formación en el escolasticado y en el CIF con uno de sus formadores. Agradecemos también por las respuestas recibidas de cuatro escolásticos al cuestionario que el comité central había enviado con el objetivo de comprender hasta qué punto los temas de JPIC están presentes en la formación. Reafirmamos el compromiso de involucrar cada vez más a las personas en formación y a los formadores sobre los temas de la JPIC y las dinámicas del FSM y del FC.

En el FSM presentamos como Comboni Network cuatro talleres: Land grabbing, Extracción minera, Situación socio-política de la RD. del Congo y del Sudán del Sur, Superación de la violencia y discriminación de género. Esto nos permitió compartir, en la metodología del FSM, nuestro compromiso como misioneros y misioneras por otro mundo posible. Un stand, preparado por nosotros, nos permitió hacer animación misionera, encontrarnos y dialogar con muchas personas y darnos a conocer. Entre los numerosos talleres propuestos por el FSM, acompañamos con interés Los nuevos paradigmas, Teología y liberación, Jóvenes, Resistencia de los pueblos originarios y afrodescendientes, y Migraciones. Durante el desarrollo del Foro, participamos también en la asamblea mundial de mujeres. El FSM se celebró en un clima de fiesta, interrumpido por la muerte de dos activistas de los derechos humanos: Marielle Franco, en Río de Janeiro, y Sergio Paulo Almeida do Nascimento, en Barcarena, estado de Pará.

El Foro Comboniano se realizó en continuidad con los encuentros anteriores. Las jornadas fueron intercaladas por momentos inculturados de espiritualidad, durante los cuales celebramos la vida, los sufrimientos y las esperanzas, en sintonía con las realidades de los Países de procedencia y con aquellas encontradas en el Foro. Nos interrogamos sobre la necesidad de profundizar la reflexión sobre los nuevos paradigmas de la misión, de consolidar esta experiencia como familia comboniana y de poder dar mayor espacio de participación a los laicos y a las laicas. En esta reflexión fuimos acompañados y animados por Marcelo Barros, que compartió el estado actual de la teología y liberación, y Moema Miranda, que, tras un análisis de la realidad mundial, indicó algunas luces para el camino propuestas por la Laudato Si. Ante un neoliberalismo sin límites, la invitación lanzada fue en el sentido de poner en diálogo a los pobres y de consolidar la fe en la presencia del Espíritu de Dios que camina con nosotros en la historia.

Interpelados por lo que vivimos, proponemos.

  • Publicar un libro que reúna la historia y las esperanzas de estos once años de Foro Comboniano, indicando caminos para el futuro.
  • Ampliar la coordinación del Comboni Network para un mejor servicio de sensibilización y formación sobre los temas de la JPIC.
  • Realizar un Foro Social Comboniano continental para poner en común las diversas realidades en las que estamos empeñados.
  • Crear un fondo económico para sostener las actividades relacionadas con el compromiso de JPIC.
  • Consolidar una plataforma on-line donde recoger y compartir experiencias y material sobre los temas de JPIC.

Después de esta experiencia, somos aún más consistente de la importancia de reencontrarnos para una mayor colaboración entre nosotros, para confrontarnos como Familia Comboniana y como personas comprometidas en ámbitos diversos pero unidos en el empeño de la JPIC para buscar nuevos caminos de ministerialidad y nuevos paradigmas de la misión.

Salvador de Bahía, 19 de marzo de 2018
Fiesta de San José